La revolución ‘verde’ llega al Vaticano: coches eléctricos, ventanas de doble cristal y bombillas LED

La Iglesia católica aterriza la encíclica ecológica de Francisco Laudato si' cambiando toda la flota de vehículos

El Toyota Mirai es el nuevo coche del Papa FranciscoLa RazónLa Razón

Desde que el Papa publicara en mayo de 2015 la encíclica Laudato si' sobre el cuidado de la Casa Común desde la apuesta por una ecología integral, la Iglesia busca la manera de poner en marcha su particular transición energética hacia las renovables. Para ello, el Vaticano quiere convertirse en referente para las parroquias de todo el planeta.

Así lo ha explicado Roberto Mignucci, responsable de la oficina de Laboratorios y Sistemas del Gobierno de la Ciudad del Vaticano, en una entrevista al diario vaticano L’Osservatore Romano. ¿La medida estrella? Cambiar toda la flota de vehículos vaticanos para que sean eléctricos.

“En breve comenzaremos a colaborar con los fabricantes que pueden suministrar coches eléctricos a modo de prueba”, detalla Mignucci, convencido de que estos coches “tienen la ventaja de no lanzar emisiones de carburantes, tienen un impacto sonoro muy limitado y son adecuados para los pocos kilómetros que recorremos en el pequeño estado”.

El proyecto está tan avanzado que ya tienen previsto instalar estaciones de recarga tanto en el interior del Vaticano como en lugares como Santa María la Mayor, San Juan de Letrán y San Pablo Extramuros.

Pero no será esta la única medida que ha adoptado la Santa Sede, amén de “ahorrar la mayor cantidad de energía posible y, sobre todo, no desperdiciarla”.

“También hay iniciativas colaterales como el suministro de ventanas y puertas de doble cristal y bajo consumo de energía, filtros solares que no permiten la introducción de carga térmica en el medio ambiente, el ahorro de energía de refrigeración, la creación de iluminación LED que permite un ahorro significativo de electricidad, la adopción de máquinas de refrigeración y térmicas de alta eficiencia”, detalla el ingeniero vaticano.