El presidente de la CEOE, asesor ‘sorpresa’ de los obispos españoles

La Conferencia Episcopal fichó esta semana a Antonio Garamendi para analizar los efectos económicos del coronavirus

El presidente de la patronal CEOE, Antoni GaramendiEUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

Antonio Garamendi ha sido el invitado sorpresa de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, celebrada esta semana en Madrid, en un formato semipresencial, con 38 obispos presentes en la sede de la calle Añastro y el resto, conectados por videoconferencia.

En la Casa de la Iglesia, hay una profunda preocupación por los efectos que tendrá la pandemia del coronavirus en la sociedad española en los próximos meses. De ahí que reclamarán al presidente de la CEOE que les iluminara, desde una perspectiva macroeconómica y a puerta cerrada, sobre cuáles son sus perspectivas de futuro y cómo tantea los movimientos del Gobierno, de los sindicatos y de los demás agentes sociales para responder a la emergencia humanitaria que se sobreviene. Y, por supuesto, conocer el sentir de los pequeños y grandes empresarios ante un invierno que sin duda traerá consigo no pocos cierres, despidos…

La propia Iglesia ya está sufriendo en su propia piel las consecuencias de esta recesión. El presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, reconocía el pasado lunes que no pocas parroquias están en números rojos porque los cepillos se han quedado vacíos por las limitaciones de aforo en los templos y porque la crisis que encarnan los propios feligreses. Además, esta misma semana, la diócesis de Málaga daba un paso al frente al reconocer que ha tenido que solicitar un millón de euros de préstamo para poder pagar las nóminas de los trabajadores sin que se vea mermada su labor social en favor de los últimos.

Ayer mismo, el vicesecretario general para Asuntos Económicos del Episcopado, Fernando Giménez Barriocanal, también exponía ante los periodistas cómo la Conferencia también se ha ajustado el cinturón presupuestario para 2021.

De ahí, la necesidad de los pastores de contar con la voz de Garamendi como asesor puntal en una cita que, de alguna manera, también busca visibilizar a un Episcopado que no quiere permanecer al margen de los problemas que atraviesa el país, concentrándose únicamente en cuestiones de sacristía.

En cualquier caso, no es la primera vez que los obispos echan mano este vasco licenciado en Derecho. El pasado mes de junio participó en un coloquio digital organizado por la Fundación Pablo VI, junto con el obispo auxiliar de Bilbao y experto en economía, Joseba Segura.