Sociedad

Abel de Jesús: fraile, youtuber, un loco de Tolkien… y el mejor teólogo “millennial” de España

Este religioso carmelita tinerfeño de 27 años ha ganado el III Premio de Ensayo Teológico Joven PPC

Abel de Jesús: fraile, youtuber y un loco de Tolkien
Abel de Jesús: fraile, youtuber y un loco de Tolkien FOTO: La Razón La Razón

Pocas cosas se le ponen por delante a Abel. Perdón, a fray Abel de Jesús. Sobre todo, cuando se trata de dar razón de su fe. Literal. Ni en el mundo digital ni sobre el papel. Al menos así lo demuestra el hecho de que este carmelita descalzo de 27 años se haya alzado con el III Premio de Ensayo Teológico Joven PPC, por su obra “Internet y vida contemplativa”. O lo que es lo mismo, en cristiano, el reconocimiento como el pensador “millennial” más potente del hecho religioso en nuestro país.

Este religioso tinerfeño se ha impuesto a otros investigadores de entre 18 y 40 años que se lanzaron a escribir sobre teología sistemática, biblia, moral, espiritualidad, liturgia o historia de la Iglesia. Frente a ellos, Abel se plantó con estudio sobre “cómo hacer que tu espiritualidad sobreviva en la era digital”. Y predica con el ejemplo. Su “ora et labora” pasa un canal de YouTube que abrió hace un año y en el que lo mismo se lanza a hablar de “la regeneración escatológica de los perros” que echa mano de la película “Ghost” para explicar que es la experiencia mística. Eso, sin hablar de sus “masterclass” virtuales sobre Teresa de Jesús. O un “talks” con otro hermano de comunidad sobre Dios y la belleza a partir de un jarrón chino de sello Cobocalleja.

Aunque él mismo deja caer que esto podría verse como “cristianismo freak”, nada más lejos de la realidad. El buen rollo y la ironía canarias que desprende en las redes, se traduce en rigurosidad y pedagogía en el papel. De ahí que el jurado le haya encumbrado por unanimidad. También le avala su formación. Estudiante del Máster en Teología Dogmática-Fundamental en la Universidad Pontificia Comillas, cursó el grado en Teología en el Seminario Diocesano de Tenerife y en la Facultad de Teología de Granada.

Para fray Abel, la presencia de la Iglesia en el continente digital es casi cuestión de vida o muerte. “Está en juego el futuro de la vida contemplativa”, llega a sentenciar en su obra galardonada. Es mucha la astucia y audacia necesarias para servirnos de los bienes del mundo sin dejarnos atrapar por ellos”, defiende también en el texto.

Lector incansable de “Harry Potter” y “Las Crónicas de Narnia”, no se ve a sí mismo como un tipo diferente a los de su generación. Salvo por un detalle. Un gran detalle. Ábel Henández Llanos -su nombre de pila- ya ha descubierto la fórmula de la felicidad, de su felicidad: “Lo que más profundamente marca mi vida es un torpe, resignado e inquebrantable amor por Jesús, que me ha llevado hasta los lugares más insospechados”.