Actualidad

Diplomacia vaticana frente a misiles

La visita del Papa pretendía ser un impulso a las maltrechas relaciones entre las dos Coreas, técnicamente todavía en guerra ya que después del episodio bélico vivido durante los años 1950 y 1953, nunca se llegó a firmar un tratado de paz. Pero la realidad ha demostrado todo lo contrario, Francisco fue recibido en su llegada a Seúl, con el lanzamiento de varios misiles de corto alcance por parte de Corea del Norte, sobre la frontera marítima. El gobierno de Pyongyang aclaró que el lanzamiento de los misiles no se debió a la visita del Papa, sino que tuvieron carácter festivo por el 69 aniversario de la independencia de Corea del imperio japonés y que fueron guiados por Kim Jong-un. Aunque las críticas de Seúl hacia esos lanzamientos no se hicieron esperar, desde el Vaticano prefirieron quitarle hierro al asunto y su portavoz, Federico Lombardi, aseguró que «no son algo excepcional». Una actitud que concuerda con la declaración de intenciones que la Santa Sede anunció días antes del viaje a Corea, cuyo objetivo es el de promover la paz con Pyongyang desde la diplomacia.