MENÚ
jueves 22 agosto 2019
18:07
Actualizado

Eugenia Bonetti, misionera: "Las víctimas de la trata son las mártires de hoy"

Esta monja, que preside una asociación contra el tráfico de personas, ha redactado las meditaciones del Via Crucis.

  • Eugenia Bonetti, misionera: "Las víctimas de la trata son las mártires de hoy"
Roma.

Tiempo de lectura 2 min.

18 de abril de 2019. 22:28h

Comentada
I. Monzón.  Roma. 18/4/2019

Las víctimas de la trata serán las protagonistas de las tradicionales meditaciones del Vía Crucis que el Papa lee cada Viernes Santo. La encargada de redactarlas ha sido la monja Eugenia Bonetti, quien preside la asociación «Slaves no more» (Esclavas nunca más). Misionera en Kenia durante 24 años, lleva casi tres décadas en Italia atendiendo a estas migrantes, que suelen ser explotadas y obligadas a prostituirse. La elección de Bonetti no es casual. El Papa Francisco está muy comprometido en la erradicación de sta lacra, primero como obispo de Buenos Aires y depsués como Papa.

¿Qué podemos esperar del texto?

Habrá pedazos de estas historias, porque queremos vivir este Vía Crucis del mismo modo que lo viven las víctimas de la trata en estos momentos. A menudo son menores, sin educación y muy vulnerables. El Papa Francisco explicará lo que le ocurrió a Jesús, lo que hicieron las mujeres, lo que hizo el Cireneo. Pero nosotros lo traemos a la realidad del hoy: quiénes son los nuevos mártires, los nuevos cireneos y los nuevos verdugos.

En todo este tiempo habrá vivido de todo. ¿Recuerda alguna historia que le haya tocado especialmente?

Me acuerdo de una joven a la que explotaban sexualmente y que se quedó embaraza. No quería que la familia lo supiese, se sentía sucia, pero encontramos a su madre y le dijo que una criatura siempre es hijo de Dios. Se ve esa cultura africana, por la que no tienen miedo de la maternidad y la entienden como un don.

No genera cierta frustración que es un fenómeno que no se ha logrado frenar con el tiempo?

Se trata de un problema en constante evolución, ya que los traficantes son muy hábiles para cambiar sus métodos y ganar más dinero. Por eso debemos poner mucha atención para anticiparnos y salvar a estas jóvenes. En muchos casos son explotadas por sus propios connacionales. No saben siquiera lo que tienen que pagar o lo que tienen que hacer, pero les hacen creer que están poseídas por espíritus del mal. Explotan una tensión y unos miedos, que para nosotros serían ridículos, pero que para ellas tienen una gran importancia.

Cuando recibió el encargo, ¿cómo lo digirió?...

No me lo esperaba. Pero me puse a trabajar enseguida y me vinieron a la mente todos estos años de haber escuchado sus historias, de haber secado sus lágrimas, de haber sufrido su llanto, su desesperación... He vivido con ellas, con la única intención de recordarles que aún son jóvenes y que debían volver a la vida.

¿Cuál es el mensaje que el Papa quiere transmitir a los cristianos?

Es un mensaje de Pascua, de liberación, de una vida nueva bajo el precepto de Dios. Porque Cristo vino a romper las cadenas de la esclavitud, el pecado del mal y de la violencia para iniciar una nueva vida en Cristo. A través de nosotras, muchas de estas mujeres han pasado de la muerte a la vida.

Últimas noticias