Los obispos piden votar contra el aborto el 28-A

La defensa de la vida, la familia y el trabajo juvenil son las prioridades de la Iglesia española de cara a los próximos comicios.

La defensa de la vida, la familia y el trabajo juvenil son las prioridades de la Iglesia española de cara a los próximos comicios.

La semana que viene arranca la campaña electoral y los obispos españoles, aunque renuncian por su cargo a la militancia política, pidieron a los electores que tengan en cuenta «la defensa de la vida humana desde el amanecer hasta el ocaso, desde la concepción hasta el fin natural». En la apertura de la Asamblea Plenaria, el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, recordó a los ciudadanos la obligatoriedad de conocer los programa de las formaciones de cara al 28-A. Sobre todo, en lo referente a dos asuntos: el aborto y la eutanasia.

Debe tenerse en cuenta que los socialistas presentaron en el Congreso, antes de que triunfara la moción de censura que aupó a la Moncloa a Pedro Sánchez,una proposición para que la eutanasia fuera un derecho y una prestación del servicio sanitario, aunque fue Podemos el primero que reivindicó su legalización. Por su parte, Ciudadanos prefiere hablar de «muerte digna», si bien no descarta apoyar la propuesta del Psoe.

Teniendo en cuenta los precedentes, Blázquez recordó que las papeletas que depositamos en las urnas «expresan nuestra responsabilidad» y advirtió que también «está en juego la dignidad de personas, el cuidado y promoción de la familia, auténtico pilar de la sociedad».Asimismo, los obispos pidieron a los políticos y electores que tengan en cuenta la importancia del trabajo juvenil para que estos puedan «realizarse», «ganarse el pan» y «constituir una familia».

Apoyo al Papa

En los últimos meses, se le ha preguntado al Papa sobre una posible visita a España. Durante el vuelo a su viaje a Abu Dabi, en febrero, dijo que lo haría «cuando se pongan de acuerdo ustedes», sin especificar si hablaba del Gobierno o a la Conferencia Episcopal. Y en el reciente viaje a Marruecos respondió que lo hará «cuando haya paz», refiriéndose, quizá, a una mayor tranquilidad politica. Para despejar dudas, Blázquez quiso mostrarle el apoyo de la Iglesia española «frente a las críticas irrespetuosas y a veces despiadadas que padece».