MENÚ
martes 23 octubre 2018
16:05
Actualizado
  • 1

Obispos de Chile: «Vamos a respetar lo que decida el Papa»

Tras el escándalo de abusos, Francisco se reúne hoy con los purpurados chilenos. Se espera que los acusados de encubrirlos sean apartados

  • Los obispos Juan Ignacio González y Fernando Ramos, ayer en la rueda de prensa en el Vaticano
    Los obispos Juan Ignacio González y Fernando Ramos, ayer en la rueda de prensa en el Vaticano
Ciudad el Vaticano.

Tiempo de lectura 2 min.

15 de mayo de 2018. 03:21h

Comentada
Álvaro de Juana Ciudad el Vaticano. 15/5/2018

«Dolor y vergüenza» es lo que aseguran sentir los obispos chilenos que se encuentran ya en Roma para la primera reunión con el Papa para esclarecer el escándalo de abusos sexuales cometidos durante años por el sacerdote Fernando Karadima y silenciados por el obispo Juan Barros. El mismo Pontífice, les convocó a Roma tras leer el informe que hizo del caso el obispo Charles Sclicluna, quién viajó al país para reunirse con las víctimas y recoger testimonios a petición de Francisco. De las reuniones se espera que salgan medidas urgentes y duras contra los prelados acusados de encubrir los abusos.

Los obispos chilenos han llegado a Roma «con el deseo de escuchar al Papa Francisco» y conscientes de que se inicia un proceso de «renovación» en su Iglesia. Es la opinión de Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile, y de Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo, quienes celebraron ayer una rueda de prensa ante la gran expectación que estos días se vive en la capital italiana.

En total son 34 los purpurados que se reunirán hoy y mañana con el Papa de manera conjunta. De ellos, 31 se encuentran en activo y tres son eméritos. El Secretario del episcopado chileno aseguró que todos han llegado a Roma con esta «actitud de dolor y vergüenza». «Pediremos perdón, quizás tengamos que pedir perdón no solo siete veces, sino setenta veces siete», dijo aludiendo a las enseñanzas del Evangelio.

Sobre la posibilidad de que el Papa aparte a algún obispo e incluso al nuncio apostólico –que no ha acudido a Roma–, González afirmó que «es posible», si bien añadió que «es discernimiento de cada uno con el Papa». «El Santo Padre debe tener sus ideas y vamos a respetar y a hacer lo que él diga», destacó. Por otro lado, y cuestionados sobre cómo es posible que el Pontífice fuera mal informado por los propios obispos del país sobre el caso Karadima, el prelado de San Bernardo dijo que «es probable que el Papa tenga más informaciones que nosotros». «Quizás nos comunique cosas que no sabemos nosotros. Hemos hecho lo que ha sido posible», afirmó.

Últimas noticias