Actualidad

¿Qué frutos tendrá este viaje?

La Razón
La RazónLa Razón

- El marco del viaje del Papa a Corea del Sur es la Jornada de la Juventud Asiática. ¿Cómo son los cristianos de este gran continente?

–Asia es muy amplia y la realidad social es muy diferente dependiendo de si hablas de Corea o de Irak, o del gigante chino, que cuenta ya con 1,3 millones de habitantes. Esta gran diversidad hace que abordar la vivencia de la fe sea muy complejo en términos globales, ya que se presentan problemas particulares y retos específicos en cada una de las regiones en lo que al anuncio del Evangelio se refiere. En cualquier caso, a pesar de las amenazas y dificultades que se encuentran los creyentes en muchos de estos países, lo cierto es que el cristianismo avanza, en países como Corea de forma más rápida que en otros, como China.

- Ha vivido durante once años en Japón dentro de la iniciativa «Familias en Misión», promovida por el Camino Neocatecumenal. ¿Cómo ve el reto de la evangelización en países como Japón o Corea? ¿Son similares?

–Aunque el cristianismo entró de la mano de San Francisco Javier a través de la predicación en las plazas, en muchos casos las persecuciones provocaron un frenazo en el aumento de número de creyentes, si bien fueron muchos los que perseveraron en lo oculto. Los nuevos cristianos tienen una fe muy profunda: aunque se trate de comunidades jóvenes, no son necesariamente débiles en sus creencias, más bien perseverantes. Aquellos que han decidido convertirse en estos últimos años, viven la religión con alegría y con una gran entrega, ligada al servicio, a la ayuda a los demás. En algunas ocasiones ocurre que aquellos creyentes más «viejos», esto es, que de alguna manera han heredado la fe de sus familias, buscan reclamar cierta «antigüedad», algo que tiene mucho que ver con la cultura asiática dinástica. En cualquier caso, unos y otros viven la fe con más intensidad que nosotros en la vieja Europa

–¿Es cierto que hay un despegue de la fe católica en el país que visita el Santo Padre?

–En Corea se está dando un «boom» de la Iglesia desde hace varias décadas, es una realidad que el catolicismo está en auge. Son muchos los motivos que se barajan para responder a esta atracción por ser cristiano. Incluso de habla de que ser católico se considera un cambio de «status» social, aunque me parece una visión algo arriesgada.

–¿Qué frutos puede dar este viaje de Francisco?

–La visita del Papa es la visita de Jesucristo a un pueblo y ya sabemos que por donde pasa Jesucristo hablan hasta las piedras. Habrá un antes y un después en el viaje del Santo Padre a Asia en todos los aspectos.