Salud

Producir en España, la solución de Farmaindustria al desabastecimiento

La patronal de los laboratorios y la Agencia de los Medicamentos trabajan en un marco normativo para poner esta medida en marcha

Acude al médico, éste le prescribe un medicamento para su problema de salud. Va a la farmacia a por la receta y no tienen el fármaco. Ni en esa botica ni en ninguna otra porque no está disponible. Es posible que esta situación le resulte familiar o que incluso la haya vivido en primera persona pues, tristemente, se ha convertido en algo casi habitual o, al menos, más frecuente de lo que sería deseable.

Publicidad

Desde hace tiempo, en España, venimos sufriendo el desabastecimiento de numerosos medicamentos, una situación que, lejos de mejorar, ha ido empeorando, afectando a más presentaciones y a la que no han logrando encontrar solución ni los laboratorios ni la Administración.

Sin embargo parece que, por fin, se estarían dando los primeros pasos para tratar de acabar con este problema, tal y como aseguró Martín Sellés, presidente de Farmaindustria en el marco del XVI Seminario para Medios de Comunicación, celebrado esta semana en Chinchón quien, si bien reconoció que éste era un tema que le preocupaba, apuntó que en la mayoría de casos los pacientes cuentan con una alternativa terapéutica o un fármaco con las mismas indicaciones, al tiempo que señaló que esta es una situación que se repite en toda Europa.

"En España comercializamos 15.000 presentaciones y hay desabastecimiento en unas 500, lo que sería el 3% aproximadamente. Es el mismo porcentaje que en países como Bélgica u Holanda. En otros, como Francia, llega hasta al 5% No queremos minimizar el tema, pero sí exponerlo en su justa medida", se defendió Sellés. Una circunstancia que vendría derivada de cuestiones varias, como la concentración de materia prima en pocos productores fuera de Europa o del aumento de la demanda mundial. También a razones económicas, fundamentalmente, por la aplicación del sistema de precios de referencia y que hace poco "atractiva" la comercialización de determinados productos, por necesarios que estos sean, a un coste regulado.

"Esto nos obliga a adaptarnos y buscar soluciones imaginativas como la de movilizar a laboratorios en España a producir medicamentos maduros (es decir, que han perdido la patente) considerados esenciales y en riesgo de desabastecimiento. Generaría producción y empleo en nuestro suelo y también exportación a Europa", informó el presidente de la patronal de los laboratorios.

Publicidad

Además, y como explicó Emili Esteve, director del Departamento Técnico de Farmaindustria, "el Plan de Garantía de Suministros de Medicamentos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ya menciona este plan y, desde Farmaindustria, estamos empezando a ver esta opción como una solución". Es más, incluso le ponen fecha a su puesta en marcha: 2020

Afectaría fundamentalmente a los llamados medicamentos sin interés comercial (Mesic) y, en concreto, a aquellos donde hay una ausencia, o déficit, de oferta dentro del español mercado pero que aún se requieren para tratar ciertas enfermedades o patologías.

Publicidad

Son los que la OMS determina como medicamentos esenciales más los que la Aemps considera que son relevantes para nuestro mercado. Este tipo de productos son unos 700, de los que el 50% son inyectables, monofármaco, de origen químico y todos tienen más de 50 años.

El problema es que muchas de estas presentaciones contienen principios activos que son bien conocidos y están fuera de patente, resultando los medicamentos que los contienen de notable interés para el Sistema Nacional de Salud. Aunque estos tienen demanda para que pudieran ser desarrollados y comercializados principalmente por pequeñas y medianas compañías farmacéuticas, no concitan su interés debido a la reducción de precio a la que se ven abocados en el momento en que se les aplica el sistema de precios de referencia.

"Este sería el grupo de productos que debería protegerse y que necesitan una legislación específica que no está desarrollada pero sí prevista en la ley, que habla de Mesic que el Estado puede adoptar disposiciones normativas para precisamente desarrollar este tipo de medicamentos", asegura Esteve. "Ahí es donde estamos trabajando con la Agencia y para establecer algún tipo de marco normativo que permita que una compañía se dedique a hacer para España y para Europa este tipo de productos. Este es el plan que deberíamos seguir y que pensamos que es más interesante que de genéricos y biosimilares", continúa el experto. "Es un deseo compartido por Farmaindustria y la Administración y un reto ahora hay que ponerse a trabajar en este objetivo", añade Humberto Arnés, director general de Faramindustria.

Debate en europa

Para los expertos, el año que viene esto será objeto de debates europeos: "2020 será el tiempo de este tipo de productos, seguro, porque todas las autoridades tienen esa lista de medicamentos a proteger y el tema del desabastecimiento es demasiado importante para las autoridades no reaccionen. Creo que esta no sería la solución definitiva, pero desde luego puede ser una buena solución si la Administración y la industria son capaces de acordar una hoja de ruta para garantizar la existencia de un medicamento financiado durante los próximos años con la certeza de que se va a poder consumir", concluye Esteve.

Contra el plan de genéricos del Ministerio

Martín Sellés, presidente de Farmaindustria, dejó patente el malestar de la patronal de los laboratorios farmacéuticos ante el Plan de estímulo de genéricos y biosimilar del Ministerio de Sanidad, por el que se prima la prescripción por propio activo "relegando la de marca a casos excepcionales". "Nuestra opinión al respecto es muy negativa porque creemos que es malo para los pacientes y su seguridad, el sistema en general y las compañías innovadoras en especial. Estamos en contra porque parte de un enfoque incorrecto", dijo, ya que parte de la idea de que los genéricos han perdido cuota de mercado "y no ha hecho más que crecer. Ya es el 82% de las prescripciones es decir, cuatro de cada cinco son a precio de genérico. Este plan altera el equilibrio entre compañías. El mercado de genéricos está muy consolidado en España, además los de marca están obligados por ley a bajar su precio al del genérico", aseveró.