Dr. M. Ángel Gómez Vidal y Dr. J. Manuel Fernández Gómez: “Los marcapasos sin cables evitan infecciones y roturas

Entrevista al jefe de Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla y al director de la Unidad de Arritmias del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla

1. ¿Cómo son los marcapasos sin cables?

Dr. Fernández Gómez (F. G.): Son dispositivos del tamaño de un dedal que se insertan en el interior del músculo cardiaco (concretamente en el ventrículo derecho) de modo percutáneo, por la vena femoral y a través de un sistema de catéteres. Una vez insertado, el instrumento funciona de modo autónomo, sin necesidad de cables, ya que posee una batería de pequeñas dimensiones. Este aparato integra todos los componentes de un marcapasos, es decir, pilas, circuitos y unas pequeñas antenas que sustituyen a los cables y estimulan directamente el corazón.Escasamente alcanza los tres milímetros.

2. ¿Qué ventajas aporta este dispositivo para el profesional?

Dr. F. G.: Ofrece un modo de estimulación alternativo y en determinados pacientes constituye la única opción.

3. ¿Y qué beneficios aporta al paciente?

Dr. F. G.: Supone prescindir del “talón de Aquiles” de los marcapasos, que son precisamente los cables que los conectan al corazón. La mayoría de los problemas que a largo plazo pueden surgir en un paciente portador de un marcapasos están relacionados con esos cables: desplazamientos, infecciones, roturas, deterioro, etc… Por ello, la aparición de dispositivos que prescindan de cables, supone eliminar los problemas asociados a ellos.

4. ¿Para qué tipo de personas está especialmente pensado el uso de marcapasos sin cables?

Dr. F. G.: En aquellos que por distintos motivos carecen de adecuados accesos venosos, bien por infecciones, malformaciones, obstrucciones o trombosis, supone la única opción a insertar un sistema de estimulación. Estos pacientes, hasta ahora, no tenían más alternativa que la cirugía abierta para inserción de cables epicárdicos (en la cara externa del corazón). También están indicados en quienes tienen aún algunas venas permeables, pero han tenido una infección de cables. Con este marcapasos podemos eliminar los riesgos de nuevas infecciones, patología que resulta más frecuente en quienes ya la han presentado antes.

5. ¿Cualquier paciente puede llevar un marcapasos de este tipo o en algunos casos está contraindicado?

Dr. F. G.: Los marcapasos sin cables no suponen la sustitución de los sistemas convencionales existentes hasta ahora, sino un complemento a ellos, al menos, con la tecnología actualmente disponible. Por ello, aunque no hay contraindicaciones formales para ningún paciente concreto, se reservan para los grupos mencionados.

6. ¿Cómo se colocan estos dispositivos?

Dr. Gómez Vidal (G. V.): La técnica es completamente percutánea. Se accede al sistema venoso a través de la vena femoral. Se dilata con sucesivos introductores, y a través de un catéter de gran calibre se inserta el dispositivo en el interior del ventrículo. El método resulta similar a las canulaciones venosas que se realizan en cirugía cardiaca o en ablaciones con catéter y otros procedimientos intervencionistas.

7. ¿En qué tipo de patologías cardiacas están especialmente indicados?

Dr. F. G.: La indicación es la misma que para un marcapasos convencional, es decir, en los casos de bradicardia por bloqueo cardiaco. Actualmente tenemos disponible una primera generación de marcapasos sin cables que sólo permiten estimular el ventrículo derecho, si bien ya se trabaja en modelos más avanzados que permitirán la estimulación en dos o incluso tres cámaras cardiacas, lo que permitirá equipararlos a los marcapasos convencionales y aumentar las indicaciones.

8. Hasta la fecha, la única solución de la Medicina era una incisión. ¿Qué supone para la Cardiología y la Cirugía Cardiovascular el hecho de evitar esas intervenciones?

Dr. G. V.: Se trata de una opción más. Con ello se evitan cirugías para implantar electrodos en la parte externa del corazón (epicardio), a través de incisión directa en el tórax. No son cirugías muy agresivas, pero siempre suponen un riesgo en pacientes debilitados por otras patologías, y se sigue dependiendo del funcionamiento de cables, en este caso en la superficie del corazón.

9. ¿Qué innovaciones están llegando a la consulta para facilitar la labor de los profesionales?

Dr. G. V.: Las terapias cardiovasculares han experimentado una evolución tecnológica sin precedentes en la última década, de tal modo que hoy en día conseguimos tratar, con buenos resultados, numerosas patologías que antes carecían de un tratamiento eficaz o bien éste suponía un mayor riesgo. Algunos ejemplos de ello son las TAVI (implante de válvulas aórticas por vía percutánea); la ablación de arritmias complejas con uso de navegadores cardíacos o crioablación; las técnicas de estimulación cardíaca avanzada, como los marcapasos sin cables o marcapasos en haz de His (que logran una estimulación absolutamente fisiológica); la corrección de defectos valvulares con «mitraclips», o las endoprótesis percutáneas para tratamiento de la patología aórtica. El equipo multidisciplinar de Quironsalud-Neoláser Cardiovascular dispone de todos los recursos técnicos y humanos para la realización de estas técnicas e incorpora continuamente todos los avances que llegan en esta área.

10. ¿Qué retos tiene por delante la Cardiología y la Cirugía Cardiovascular?

Dr. G. V.: Creemos que los retos fundamentales son dos. Por un lado, el hecho de tratarse de un sector en constante renovación tecnológica obliga a profesionales y hospitales a un considerable esfuerzo para mantenerse en permanente actualización. Por otra parte, al aumentar la complejidad de las técnicas y la especialización de los profesionales, se impone forzosamente un modelo de trabajo en equipo. En nuestro ámbito, este concepto se ha popularizado con el nombre de “Heart team”, y consiste básicamente en la integración de cardiólogos clínicos, intervencionistas, arritmólogos, cirujanos cardiacos y vasculares, anestesistas, intensivistas y enfermería en un mismo equipo de trabajo y toma de decisiones, lo cual resulta fundamental para lograr el éxito de las intervenciones.