«La timpanoplastía endoscópica permite abordar más lesiones en el oído medio»

Dra. Mar Lasso de la Vega, Servicio de Otorrinolaringología del Hospital La Luz (Madrid) Grupo Quirónsalud

1 ¿En qué consiste la timpanoplastia endoscópica?

Se define así a la cirugía reconstructiva del oído medio. Hay varios tipos, desde el I que resuelve alteraciones del tímpano, como perforaciones, hasta el V que precisa la eliminación o destrucción de amplias regiones del oído. Se puede realizar con microscopio óptico o con endoscopios de oído. La timpanoplastia endoscópica es una técnica que utiliza un endoscopio para la cirugía del oído medio. Esta herramienta tiene una óptica de gran angular que nos permite acercar la imagen al órgano y a las lesiones que presente el paciente, aportándonos una visualización más completa del pabellón auditivo, mejor que con el uso de microscopio óptico.

2 ¿Qué patologías resuelve?

Se trata de enfermedades crónicas del oído medio como perforaciones timpánicas, alteraciones de los huesecillos del oído medio (martillo, yunque o estribo), o colesteatomas, que consisten en la formación de escamas de piel dentro del oído medio.

3 ¿En qué pacientes se indica?

En todos aquellos que presentan este tipo de lesiones del oído medio y se emplea como técnica complementaria a grandes lesiones que se extienden hacia el mastoides.

4 ¿Cómo es la intervención?

Consiste en el uso de una óptica de gran angular que se introduce por el conducto auditivo externo hasta el oído medio. Con la otra mano utilizamos el instrumental de microcirugía de oído. Somos capaces de movilizar la óptica en el oído medio visualizando zonas no visibles con otras técnicas como el microscopio óptico.

5 ¿Cómo se prepara el paciente?

Debe someterse a estudio audiológico completo, con pruebas radiológicas que nos lleven a un diagnóstico correcto para la indicación de la cirugía. Un preoperatorio de rutina con analítica, electrocardiograma y rayos de tórax para la cirugía bajo anestesia general.

6 Al tratarse de una intervención de mínima invasión, ¿cuáles son las ventajas frente a las anteriores?

No precisa de unas incisiones externas posteriores o anteriores al pabellón auditivo; hay una mejor visualización del oído medio en relación al microscopio óptico; el uso del endoscopio da lugar a la eliminación de todas las lesiones de la zona y por ello evitamos cirugías posteriores; no necesitamos grandes destrucciones de hueso sano para poder visualizar bien el oído medio; reducción del tiempo de cirugía, no precisa vendaje, se realiza ambulatoriamente y tiene un postoperatorio mejor.

7 ¿Qué secuelas consigue eliminar?

Todos aquellos efectos secundarios derivados de cirugías más invasivas, con el aumento de los riesgos de: pérdidas auditivas no deseadas; disminución de la movilidad de la cara por mayores posibilidades de lesión del nervio facial en las grandes destrucciones de hueso; inestabilidad o vértigos postoperatorios de duración variable; grandes vendajes de la cabeza tras a cirugía; mayor dolor postoperatorio y más lenta recuperación del paciente.

8 ¿Qué intervenciones se pueden realizar que antes contaran con menos posibilidades quirúrgicas?

Por ejemplo, las timpanoplastias mínimamente invasivas con eliminación de lesiones en zonas del oído medio que anteriormente no se podían visualizar. La necesidad del endoscopio como técnica complementaria al microscopio óptico en las grandes timpanoplastias, sirve para eliminar la duda de la extracción incompleta de las lesiones.

9 ¿Cómo debe ser la formación de los profesionales con este tipo de técnicas específicas?

Deben ser otorrinolaringólogos especializados en la cirugía del oído, con un completo conocimiento de la anatomía del pabellón auditivo. Precisan experiencia en la realización de timpanoplatias con microscopio óptico para después superespecializarse con el uso del endoscopio del órgano.

10 Al final, ¿cómo impacta esta técnica en el paciente?

En resumen, podemos destacar menos tiempo de cirugía; seguridad de eliminación de lesiones del oído medio y por tanto de cura de la enfermedad; reducción de necesidad de cirugías posteriores y disminución de molestias postoperatorias.