Coronavirus: 12 días aislado esperando los resultados del test

Un hombre lleva desde el 26 de febrero confinado en su casa de Madrid a la espera de que le confirmen o no si padece la enfermedad después de haberse hecho la prueba del Covid-19 hasta en dos ocasiones

Fernando lleva desde el 26 de febrero confinado en casa esperando los resultados del test por coronavirus
Fernando lleva desde el 26 de febrero confinado en casa esperando los resultados del test por coronavirus

Las primeras pruebas de que el sistema sanitario está empezando a saturarse en esta crisis del Covid-19 empiezan a hacerse notar. Con un millar de infectados en el momento actual (casi la mitad de ellos en Madrid), hospitales y servicios de emergencias empiezan a dar los primeros síntomas de colapso.

El caso de Fernando M. es ejemplo de ello. Lleva desde el miércoles 26 de febrero encerrado en su casa de Hortaleza, en Madrid, a la espera de que le den los resultados de sus tests de coronavirus, pruebas -en plural, sí- que le han hecho por dos veces y extraviado, parece, otras tantas.

Su historia comienza el 12 de febrero, cuando se fue a Italia, a Milán y Verona, de vacaciones. Tras pasar cuatro días allí, voló a Reino Unido por trabajo y, a la vuelta, el 25 de febrero, empezó a encontrarse mal. Al día siguiente acudió a su trabajo en Madrid pero, al presentar síntomas y haber estado en una zona de riesgo se marchó a casa donde llamó al 112 para comentar la situación. «Tenía dolor de cabeza y en el pecho, también mocos. Menos fiebre presentaba todos los síntomas, por eso llamé y me dijeron que me quedara en casa que un equipo vendría a tomarme las muestras para saber si me había infectado de coronavirus», cuenta Fernando a LA RAZÓN. El equipo no apareció hasta dos días después, el viernes 28, advirtiéndole de que tendría que permanecer en casa encerrado sin moverse hasta tener los resultados.

Pruebas extraviadas

Los días fueron pasando y los resultados no terminaban de llegar, así que, tras volver a llamar el miércoles 4 de marzo «varias veces, el jueves 5 me confiesan que mis pruebas se han perdido y que esa misma tarde volvería un equipo del Summa a mi casa para repetírmelas. Efectivamente, aparecieron el y me comunicaron que irían por vía urgente y tendría la respuesta el viernes 7 por la mañana», continúa.

A día de hoy, 9 de marzo, Fernando continúa confinado en su casa y sin saber si esta enfermo o no de Covid-19. «Es una situación desesperante, no ya por la incertidumbre, que también, sino porque afecta a todas las esferas de mi vida. No puedo ir a trabajar. Estoy teletrabajando en casa y haciendo las reuniones por Skype, mi empleo me lo permite, pero mi novia, que vive conmigo y a la que le no quisieron hacer el test porque no presentaba síntomas, está también en cuarentena, a pesar de que tampoco tenemos ningún justificante de nada. De hecho, en este tiempo que llevo esperando tuve que ir a los juzgados a ratificar mi divorcio porque no podía justificar la no asistencia, por no hablar de que llevo dos semanas sin ver a mi hija, de la que tengo la custodia compartida», lamenta Fernando.

«Esta misma mañana he llamado al Ramón y Cajal, que es el hospital que me corresponde, y desde el Departamento de Virología me ha confirmado que a ellos no les ha llegado ninguna muestra mía. Desde Salud Pública tampoco saben nada y en el Summa me tienen como pendiente en la lista, pero nadie sabe nada. Es una desorganización total», asegura.

De prolongarse un poco más esta situación a Fernando ya no le hará falta conocer los resultados de su test pues, mientras los esperaba, y en caso de salir positivo, se habrán cumplido los 14 días de cuarentena recomendados. El problema, claro, está en si ha pasado dos semanas aislado de forma innecesaria.