¿Cómo ha llegado España a esta situación?

En dos semanas pasamos de 45 casos a 6.252. Se perdió un tiempo precioso al demorar la inmovilización de los ciudadanos»

El 31 de enero se informó oficialmente del primer infectado por coronavirus en España. Al finalizar el mes de febrero, el número de casos era de 45, pero durante marzo se ha expandido exponencialmente y sin control. El día 8 había crecido a 673, y el 14, cuando se adopta el Estado de Alarma, eran ya 6.252 los contagiados. En dos semanas pasaron de 45 a 6.252. Se perdió un tiempo precioso e irrecuperable al demorar la inmovilización general de los ciudadanos, y más conociendo los datos preocupantes que nos llegaban de Italia, y por otro sabiendo cómo Corea del Sur había podido frenar el virus.

Para saber cómo nos irá a los españoles en esta pandemia, es muy importante tomar como ejemplo la evolución de la enfermedad en Italia para prever su comportamiento en otros países como el nuestro. El día que Italia ordenó el confinamiento general en todo el territorio, el número de casos estaba creciendo un 35.6%; pasaron de 7.375 contagiados el 9 de marzo a 10.001 el 10.

En España, el 14 de marzo, cuando el gobierno se decide finalmente a decretar el Estado de Alarma, el porcentaje de contagio aumenta un 47.8%, siendo 231 el viernes 13 y 6.252 el sábado. En los primeros cinco días de cuarentena generalizada en Italia, la media de crecimiento del ritmo de contagio se redujo al 19.9%, y es España, durante las primeras cinco jornadas de Estado de Alerta, el porcentaje disminuyó al 26.6%. Pero en los cinco días previos a que los gobiernos de España e Italia dieran el paso de la cuarentena domiciliaria obligatoria de toda la población, la reproducción de la infección era galopante, en Italia, del 38.7% y en España, del 26.6%.

El día que se tomó la medida, el índice de contagio había crecido solo en cinco días 9.1 puntos en Italia y 9,0 puntos en España, por lo que, aunque separados por 5 días de diferencia en la toma de la drástica medida de enclaustramiento general, los dos gobiernos tuvieron sobre la mesa el mismo porcentaje de aumento y había que realizar un placaje al virus para no perder el control de la situación.

Al cumplirse el undécimo día de encierro domiciliario obligatorio en Italia, la tasa de multiplicación de los infectados registra un récord a la baja, solo del 14.6%. En los diez últimos días, la media ha sido del 16.8%. Italia comienza a dominar la situación. Pero aún le quedan por delante varias semanas de inmovilización en domicilio particular, aunque si continúa a este ritmo, es de estimar que en torno al 4 de abril,dentro de dos semanas, y tras tres y media de confinamiento, alcancen el pico de número de contagiados, alrededor de los 140.000, habiendo llegado a los 47.000 en la jornada de este viernes. Será a partir del 4 de abril cuando la curva de número de contagiados allí comience a descender lentamente, y que tras dos meses de cuarentena y la llegada de temperaturas más altas, Italia vuelva a la normalidad.

En España se nos hace más difícil establecer cuándo llegará el pico debido a las medidas que este fin de semana pasado se adoptaron, primero la ruptura en la serie cronológica de datos, en lugar de comunicarse las cifras oficiales de casos a las 18:00 horas, se decide ganar un tiempo y aplazar su comunicado casi un día entero, 18 horas concretamente, y a las 12:00 horas del día siguiente se notifica la cantidad de infectados existentes hasta las 21:00 horas del día anterior. Todos los datos comunicados desde el 15 son con esta nueva metodología. Por otra parte, desde el domingo ha caído la realización de pruebas para la detección de nuevos casos, lo que ralentiza el crecimiento de las cifras oficiales. Se alega falta de kits o incluso falta de equipos de protección para el personal que ha de realizarlos. Por lo que miles de casos positivos no han quedado registrados todavía, pero lo serán en breves fechas, lo que disparará de nuevo el número de casos de infectados.

La realidad es peor

El propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, manifestaba el viernes que, esta semana, «es muy probable que los datos infravaloren la realidad de contagios». Simón decía este miércoles que los test rápidos «van a llegar en cantidades grandes muy rápidamente» y «se va a empezar inmediatamente a hacer las pruebas a todas las personas con sintomatología». Por lo tanto, estos dos hechos sesgan gravemente las estadísticas oficiales españolas, imposibilitando un pronóstico fiable de la evolución de la pandemia en España y por lo tanto se carece de tendencias para la toma de decisiones. Por lo que para ver más allá del día a día debemos recurrir al caso italiano aplicando los porcentajes de crecimiento de la pandemia, el número de casos por millón de habitantes y poder así hacer un pronóstico a corto y medio plazo a falta de conocer en los próximos días el tamaño de la «bolsa» de enfermos no registrados durante esta semana en España.

De este modo, podemos determinar que el pico de la pandemia de coronavirus en España se registrará a mediados del mes de abril, pero desde luego no vamos a quedar muy lejos del número de contagiados que se pueda llegar a alcanzar en Italia.