SOS: Se necesitan enfermeras y médicos para salvar más vidas

Licenciados sin plaza, jubilados y estudiantes de último año de ambas carreras salen en auxilio de una profesión médica diezmada por el virus y agotada tras semanas de lucha frente la pandemia

.
.Dreamstime (nombre del dueño)

El reloj marca las 20:00 y un estruendo se oye en los patios y los balcones de las ciudades de España. Son los aplausos que, la gente que está –estamos– confinada en sus casas a causa de la crisis del coronavirus, les dedica cada noche a médicos, enfermeras y a todo el personal sanitario que, desde hace una semana, lucha a brazo partido contra la pandemia en agradecimiento a su labor, profesionalidad y valentía.

Una ovación que emociona por la magnitud del reto que estos héroes tienen frente a sí mientras el resto nos guarecemos en nuestras casas esperando a que todo pase. Aunque para eso parece que aún queda una larga temporada. Y ese es el problema porque, aunque héroes, las personas que atienden a las ya decenas de miles de pacientes que se están viendo contagiadas por el virus, no son inmunes a este. Ni al cansancio. Ellos, que están en primera línea de la contienda, también se están viendo diezmados por el Covid-19. A las jornadas maratonianas se les suman las bajas y esto, además del riesgo que supone para los propios sanitarios, sobrecarga, más si cabe, al sistema.

Un sistema sanitario que es uno de los mejores del mundo según numerosos rankings y estadísticas y que, pese a ello, lo está pasando mal con cifras de pacientes inasumibles y profesionales agotados que, en muchos casos, no están debidamente protegidos. Y su seguridad es esencial para seguir combatiendo esta pandemia. «Necesitamos profesionales en perfecto estado, equipados, protegidos y en las mejores condiciones», reclaman desde las centrales sindicales madrileñas (Satse, CC OO Amyts, Csit y UGT) en la Mesa de Sanidad.

Una enfermera de País Vasco ha sido, este jueves, la primera víctima del Covid-19 del «bando» sanitario. Y, aunque se desconoce a ciencia cierta el número de profesionales afectados (el Ministerio informó el martes de 455 sanitarios contagiados, pero los sindicatos dicen que en las últimos días se suman centenares más), se estima que un 25% lo estará. En Italia, según datos de la Fundación Gimbe, más de 2.600 sanitarios se infectaron con coronavirus, lo que representan el 8,3% del total de casos del país.

En cuarentena

Y a estas cifras hay que sumar los centenares de profesionales que se encuentran en cuarentena tras haberse visto expuestos. Solo en la Comunidad de Madrid había 762 profesionales aislados el jueves, según datos de la Consejería. Ante esta situación, y la que se avecina, la premisa es clara: reclutar personal sanitario. Desde diferentes entidades sanitarias se están tomado medidas para lograrlo.

Así, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España y los Colegios provinciales han hecho un llamamiento urgente a todos aquellos que se encuentren sin asistencia, están pendientes de coger sus plazas MIR o que no pudieron conseguir nota para ello, y a los jubilados de los últimos años con el fin de facilitar personal. Y proponen que la contratación de este personal se haga de forma escalonada «en base a las necesidades y a competencias, de manera que empecemos por quienes cuentan con mayor formación y vayamos disminuyendo las exigencias según se vaya necesitando».

La Organización Colegial de Enfermería, por su parte, ha hecho un llamamiento a todas las enfermeras de España para que se desplacen a las zonas más castigadas por el virus. El primer colegio en solicitarlo ha sido el de Madrid, que está trabajando en coordinación con la Consejería de Sanidad para tratar de reclutar enfermeras de todo el país, ya estén en el paro y se animen a desplazarse o enfermeras en activo en zonas de menos afección. Se necesitan, sobre todo, enfermeras y enfermeros con experiencia y formación en cuidados intensivos.

Este jueves Salvador Illa informaba también de la ampliación del equipo humano sanitario en más de 50.000 profesionales disponibles para su incorporación a los equipos de asistencia de las diferentes CC AA. Se trata de un colectivo integrado por 7.633 médicos residentes R4 y R5 (de último año de formación) de todas las especialidades que verán prorrogado su contrato para continuar desarrollando su labor. Una medida polémica y criticada por el colectivo médico que entiende que «nunca, ni en tiempos de crisis, se justifica saltarse los derechos de los profesionales. Los residentes no pueden seguir siendo mano de obra barata, no se les puede faltar al respeto y contratarlos como médicos de segunda», como asegura Pilar Rodríguez Ledo vicepresidenta primera de la Sociedad Española de Medicina General.

A ellos se suman casi 11.000 profesionales médicos y de Enfermería que realizaron pruebas selectivas especializadas y que, habiendo superado la puntuación, no lograron plaza. Además, 14.000 médicos y enfermeros jubilados en los dos últimos años podrán incorporarse en función de las necesidades asistenciales. Por último, están disponibles para prestar tareas de apoyo sanitario 10.200 estudiantes de Enfermería y 7.000 de Medicina de último curso. Gracias a todos ellos.