China advierte que España compró test rápidos anti coronavirus a una empresa sin licencia

Los primeros test rápidos que han llegado a España tienen una sensibilidad inferior al 30 % en la detección del COVID-19. Sanidad reconoce que ha tenido que devolver un lote

Los esperados test rápidos no son lo más adecuado para hacer las pruebas del coronavirus. Así lo ha puesto de manifiesto la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) que ha advertido que los primeros test rápidos que han llegado a España tienen una sensibilidad inferior al 30 % en la detección del COVID-19, resultados que, concluyen, “impedirían su introducción en rutina”.

Así lo expone esta sociedad científica en un documento de posicionamiento sobre el diagnóstico microbiólogo de COVID-19 en el que reconoce que un diagnóstico rápido de los casos es relevante para identificar, aislar y tratar rápidamente a aquellos pacientes infectados para limitar la transmisión del virus, así como para la descongestión de las urgencias. “Para ello necesitamos pruebas rápidas con una elevada sensibilidad”, subraya.

Sin embargo, los primeros test rápidos para la detección de antígeno del virus que han llegado a España no sirven para tal función.

Así lo ha asegurado a Efe la portavoz de la SEIMC, María del Mar Tomás, que ha detallado que los test para la detección de antígeno están teniendo una sensibilidad muy baja, entre el 20 y el 30 %. “Con esta sensibilidad es prácticamente imposible utilizarlos rutinariamente. Tendría que tener una confirmación posterior por la técnica de amplificación RTPCR”, ha indicado.

Sin embargo, esta portavoz de la Seimc ha apuntado a otros tipo de test, los de detección de anticuerpo, que permite detectar dos tipos de anticuerpo; el M, que indicaría infección aguda, y el G que indicaría "curado", es decir, "los que están inmunizados".

Estos test -ha explicado- están siendo usados en varios países europeos y tienen una sensibilidad del 85 % y del 100 % para los anticuerpos M y G respectivamente. Un inconveniente es que tardan 4 días en arrojar resultados, advierte.

En este sentido, la Embajada China ha asegurado este jueves que España compró test rápidos de COVID-19 a una empresa sin licencia.

Así lo señala en su cuenta de Twitter, donde ha especificado que “Shenzhen Bioeasy Biotechnology” no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos.

De esta manera se refiere la Embajada china “respecto a la información publicada recientemente por algunos medios españoles sobre los test rápidos de COVID-19 comprados por España a China”.

Asimismo, señala que el Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual “Shenzhen Bioeasy Biotechnology” no estaba incluida.

“La compra de materiales sanitarios anunciada por Sanidad está en curso y los materiales no han salido de China aún”, ha recalcado.

También es cierto, que a última hora de la tarde la cuenta de la Embajada China en España ha querido aclarar la situación: “Lamentamos la interpretación confusa que se está haciendo en algunos medios de nuestras declaraciones en relación co nlos test para el COVID19 que se han revelado defectuosos”. Luego continúan aclarando que “la compra no tiene nada que ver con la importante compra que España ha realizado en base a la reciente lista de empresas oficialmente recomendadas” que facilitó el gobierno chino.

Ante esta situación, el Ministerio de Sanidad ha reconocido que ha tenido que devolver un lote de 9.000 tests rápidos de coronavirus porque, tras recibirlos, fueron evaluados y no correspondían con lo que exigía su certificado de calidad.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, Fernando Simón, ha explicado este jueves en la rueda de prensa telemática posterior a la reunión del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus que se trata de la primera partida de tests de la empresa que más rápido pudo abastecer a España.

Tanto el Centro Nacional de Epidemiología como varios hospitales de la Comunidad de Madrid procedieron a su validación antes de comenzar a utilizarlos y descubrieron que las especificaciones de este lote no corresponden a lo que venía en los certificado de calidad con marcado CE.

Por ello, ha continuado Simón, se han devuelto en concreto estos lotes, “la empresa va a cambiarlos” y va a proveer con otro tipo de pruebas rápidas.

Ha precisado que Sanidad ha conseguido “varios proveedores y varias vías de abastecimiento” de tests rápidos, que “suponen una esperanza importante” y que en breve se dispondrán de 5 millones. Además, las empresas de biotecnología españolas trabajan para que se puedan producir en España.

Simón ha asegurado que el Ministerio se ha estado moviendo "muy intensamente" para localizar todos los tests rápidos que sea posible porque descargarán a los laboratorios de la tensión de realizar los tests PCR, que tardan horas en dar el resultado -frente a los 15 minutos de los rápidos, si bien son más precisos- y requieren de personal especializado.

Los tests rápidos adquiridos son antigénicos (buscan el virus) y serológicos (buscan una fase más adelantada infección o haber pasado infección en el pasado), lo que permitirá hacerse una idea de los casos reales que han padecido la enfermedad y también información de la posible inmunidad que se ha generado en la población y el riesgo al que se puede exponer en el futuro.

“Los tests rápidos van a facilitarnos mucho la vida”, al permitir identificar casos más leves y a descargar la presión de los laboratorios, que realizan entre 15.000 y 20.000 tests PCR al día.