¿Tengo que ir con mascarilla y guantes a comprar?

Según la Organización Mundial de la Salud, sólo es aconsejable llevar una protección en público si sospecha que está infectado o cuando convive con alguien que haya dado positivo en Covid-19

Thumbnail

La difícil situación que vivimos durante las últimas semanas en nuestro país nos obliga a permanecer en casa el máximo tiempo posible. El confinamiento se ha convertido en una responsabilidad que se alza como la mejor herramienta para protegernos. Sin embargo, existen algunas circunstancias en las que resulta necesario pisar la calle. Es el caso, por ejemplo, de acudir a la farmacia a por medicamentos o de hacer la compra para obtener productos de primera necesidad, tal y como recoge el decreto de estado de alarma publicado el pasado 14 de marzo.

Ante esta tesitura, resulta habitual que surjan dudas tan básicas como cuándo debemos usar la mascarilla o si es aconsejable ir con guantes al supermercado. Pues bien, según recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su página web, «si está usted sano, sólo necesita llevar mascarilla cuando atiende a alguien del que se sospeche que puede estar infectado por el Covid-19», sin olvidar que «las mascarillas sólo resultan eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón». En este sentido, desde la OMS se aconseja que hay que llevar mascarillas «cuando se tiene tos o estornudos. Y si necesita llevar una, aprenda a usarla y quitarla correctamente», incide el organismo internacional.

Cómo se pone

En este sentido, saber colocarse una mascarilla, e incluso quitársela, es tan importante casi como llevarla cuando resulta necesario. Por ello, desde la OMS se insiste en que «antes de ponerse una es imprescindible lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. A continuación hay que cubrirse la boca y la nariz con ella y asegurarse de que no haya espacios entre su cara y la máscara». Además, insiste en que hay que «evitar tocar la mascarilla mientras la usa; si lo hace, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Cámbiese de mascarilla tan pronto como esté húmeda y no reutilice las de un solo uso».

Una vez utilizada la protección para el rostro, quitarse bien la mascarilla es esencial para hacerlo con total seguridad: «Quítesela por detrás (no toque la parte delantera de la mascarilla); deséchela inmediatamente en un recipiente cerrado; y lávese las manos», insisten desde la OMS.

En la misma línea de la OMS, desde el Ministerio de Sanidad tampoco se recomienda utilizar mascarillas para salir al supermercado, aunque sí insisten en que resulta necesario tomar algunas precauciones: «Mantenga una distancia mínima de entre uno y dos metros con otras personas y evite aglomeraciones; utilice guantes de usar y tirar para escoger los productos frescos como frutas y verduras, tal y como venía haciendo hasta el momento, no se toque la cara y lávese las manos cuando llegue a casa», aconseja el Ministerio de Sanidad.

¿Cuándo usar guantes?

Sin embargo, resulta habitual preguntarse si emplear guantes de goma cuando se está en público se convierte en una forma eficaz de prevenir la infección por el nuevo coronavirus. La respuesta, según la OMS, es no. De hecho, según insisten desde la institución sanitaria internacional «lavarse las manos con frecuencia proporciona más protección frente al contagio del Covid-19 que usar guantes de goma. El hecho de llevarlos puestos no impide el contagio, ya que si uno se toca la cara mientras los lleva, la contaminación pasa del guante a la cara y puede causar la infección».

Estas recomendaciones promulgadas desde el Ministerio de Sanidad y desde la OMS también son defendidas desde Quirónsalud, pues en el momento actual resulta imprescindible seguir los consejos de salud de fuentes oficiales, con el objetivo de evitar confusiones y caer en bulos que pongan en riesgo la salud.

¿Cómo se quitan los guantes?

Casi tan importante como usar guantes es saber quitárselos. De hecho, el Consejo General de Enfermería confirma que no quitárselos adecuadamente puede provocar una infección debido a que, si no se hace bien, las manos limpias tocan la superficie contaminada. Según las indicaciones de la institución sanitaria, se aconseja pellizcar la parte inferior del guante, tirar hacia el exterior, retirar sin tocar el interior del guante, recogerlo con la mano protegida, introducir dos dedos en el interior del guante que aún está puesto, retirarlo, darle la vuelta tocando sólo la parte interna, tirarlo a la papelera y lavarse las manos.