El número de ingresados en las UCIS de Madrid desciende por primera vez en toda la crisis

El confinamiento reduce la presión sobre las urgencias y alivia a los centros sanitarios

Thumbnail

La menor afluencia de pacientes que comenzó a registrarse hace siete días a los servicios de urgencias por el efecto del confinamiento está teniendo un impacto muy positivo en los colapsados hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Por primera vez desde que estalló la pandemia en España, las Unidades de Cuidados Intensivos y otros servicios análogos como las Unidades de Reanimación (REAS) y los quirófanos habilitados para luchar contra el coronavirus han experimentado un descenso en el número de pacientes graves ingresados.

Según los datos a los que ha tenido acceso LA RAZÓN, esta mañana permanecían dentro de dichos dispositivos 1.535 enfermos, once menos que ayer a primera hora, lo que significa que la presión sobre las unidades de críticos se está reduciendo.

En caso de consolidarse la tendencia -algo que parece probable que ocurrirá durante los próximos días-, se trataría de la mejor noticia desde el inicio de la crisis: los hospitales tendrían por fin más sitio para atender a los infectados cuyo estado es de extrema gravedad, después de la lucha titánica desarrollada durante semanas por intensivistas anestesiólogos, enfermeras especializadas y otros profesionales sanitarios.

De los 1.535 pacientes graves atendidos, 1.395 reciben respiración asistida, tres más que ayer. En estas 24 horas se han producido además 32 altas en las UCIS, con lo que éstas se elevan ya a 446. Por su parte, el número de fallecidos pasa de los 363 contabilizados hasta el sábado a los 375 de esta mañana, 12 más. Con ello, la tasa de mortalidad en las unidades de críticos vuelve a dispararse y se sitúa en el 24,42%, frente al 23,47% de ayer; es decir, alrededor de uno de cada cuatro ingresados en la UCI termina falleciendo.

Los datos por hospitales revelan que, un día más, La Paz es el que más infectados graves tiene en sus dispositivos de críticos, con 139, 124 intubados. Le siguen el Gregorio Marañón, con 125, 118 con respiración asistida; el Ramón y Cajal, con 95, 89 intubados; el Ramón y Cajal, con 95, 89 de ellos con ventilación; y el Doce de Octubre, con 88, 87 con respiración.

En lo que respecta a los hospitales periféricos de la capita, el de Coslada atiende a 28; el Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares a 36; el de Torrejón a 26; el Infanta Leonor de Vallecas a 30; el de Fuenlabrada a 48; el de Getafe a 54; el de Villalba a 28; el de Valdemoro a 25; el Universitario de Móstoles a 32; el de Parla a 19; la Fundación Hospital Alcorcón a 43; y el Severo Ochoa de Leganés a 30. En lo que se refiere al número de fallecimientos contabilizados en UCI, La Paz suma ya 32; el Doce de Octubre 24; el Universitario de Móstoles, 20; y Alcalá y el Hospital Rey Juan Carlos, 18.

La pandemia también golpea a los hospitales privados. Nuestra Señora de América mantiene a 15 infectados en UCI; HM Sanchinarro a 22; La Luz a 16; Sanitas La Moraleja a 13; la Clínica Universidad de Navarra en Madrid a 19; y la Ruber Internacional a 8, entre otros muchos.