Perros, gatos y hurones: así les contagiamos el Covid-19

Los felinos, los más afectados. Según Sanidad, podría haber contagio de humanos a mascotas y «se desconoce si la transmisión sucedería» a la inversa

Thumbnail

A medida que van saliendo nuevos casos, aunque siguen siendo mínimos, los dueños de las mascotas se preguntan cómo hacer para evitar que este querido miembro de la familia pueda ser contagiado. Y lo cierto es que si estamos contagiados por coronavirus podríamos transmitir el virus a perros, gatos y hurones. Ésta es, al menos, una de las conclusiones de un nuevo informe científico-técnico del Ministerio de Sanidad. Ahora bien, el documento explica que no está confirmado que la transmisión se produzca a la inversa. Así, «respecto a la afectación de animales de compañía, se ha detectado RNA viral en dos perros en Hong-Kong y en un gato en Bélgica, con síntomas respiratorios y digestivos, que vivían con personas enfermas de Covid-19. Por otra parte, se ha observado en estudios experimentales la infección en gatos y hurones, con replicación activa del virus en vías respiratorias, que también se observó con mucha menor intensidad en perros».

Ellos no nos contagian

«Estos datos indican que podría haber transmisión de humanos infectados a perros, gatos y hurones de forma ocasional y se desconoce si la transmisión podría ocurrir de estos animales a los humanos», explica el documento.Un extremo que, según los expertos consultados, no se ha producido. Así, Juan José Badiola, el director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, explica a este periódico que «no está demostrado que un animal pueda contagiar a una persona». Badiola recuerda que las enfermedades zoonóticas pueden «ir en una dirección y no en otra. Así, hay muy pocos casos de tuberculosis en perros y los que ha habido son de persona al can, no a la inversa. Las zoonosis no son siempre bidireccionales».

Una opinión que coincide con la del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), que en su web explica que «no hay evidencia que sugiera que ningún animal, incluidas las mascotas o el ganado, pueda transmitir la infección por Covid-19 a las personas». Desde el Consejo General de la Organización Colegial Veterinaria insisten a su vez en que «los contagios de humanos a animales son excepcionales y aislados», por lo que «no es necesario tomar nuevas medidas en el contacto con animales». «Los felinos, en todo caso, son mas propensos a los virus que otros mamíferos», añade. Badiola coincide con ellos: «Les afecta más, pero el motivo todavía no se sabe. Hay dos enfermedades causadas en los gatos por otros tipos de coronavirus, no el Covid-19: la periotonitis infecciosa felina y la enteritis infecciosa, que causa inflamación del tracto digestivo, quizá sea por eso por lo que son más sensibles que los perros, pero se desconoce el motivo. Ahora, están estudiando la transmisión del coronavirus de gato a gato, aunque no está demostrado que de un gato pase a las personas, eso hay que dejarlo claro».

En todo caso, « ante la continua mutación y evolución del virus, no se puede descartar la posibilidad –aunque de momento sea poco probable– de que los animales puedan contagiarse en un futuro próximo entre ellos o transmitirlo al ser humano, por lo que habrá que continuar investigando y seguir muy de cerca nuevos informes científicos al respecto», precisan en un comunicado los veterinarios.

De hecho, el modo en el que pudo transmitirse el virus de la fuente animal a los primeros casos humanos sigue «siendo desconocido. Todo apunta al contacto directo con los animales infectados o sus secreciones. En estudios realizados en modelos animales con otros coronavirus se ha observado tropismo por las células de diferentes órganos y sistemas, produciendo cuadros respiratorios y gastrointestinales, lo que podría indicar que la transmisión pudiera ser a través de secreciones respiratorias y/o material procedente del aparato digestivo», precisa el informe de Sanidad.

Pero si alguien está infectado, desde USDA recomiendan «restringir el contacto con mascotas y otros animales», tal y «como lo haría con otras personas» a la espera que haya más información al respecto. Y «si debe cuidar a su mascota o estar cerca de animales mientras está enfermo, lávese las manos antes y después de interactuar con las mascotas». En cuanto a la posibilidad de que cuando saque a su perro a pasear pueda pisar un esputo y luego llevarlo a casa en sus patas, Badiola explica que él tuvo que «desinfectar las almohadillas plantares de su perro» por la insistencia de un familiar «hasta que me negué». «Si camina por una calle próxima a un acceso a un hospital no sobraría esa medida de precaución, pero en un parque o en una calle es altamente improbable esa vía de transmisión».

Un tigre de un zoo de Nueva York, positivo en Covid-19

El zoológico de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre del Bronx, en Nueva York, comunicó que uno de sus tigres había dado positivo en coronavirus. Se trata de Nadia, de cuatro años. También están enfermos su hermana Azul, otros dos ejemplares de tigre y tres leones africanos. Todos ellos comenzaron a desarrollar tos seca. El Laboratorio Nacional de Servicios Veterinarios de USDA confirmó el positivo de Nadia, que comenzó a mostrar síntomas el 27 de marzo.

En cuanto a los otros seis animales enfermos se desconoce, de momento, si están o no infectados, ya que «solo se hizo la prueba a Nadia», explicaron a este periódico. ¿Y por qué solo a uno? Porque, según informa USDA en su web, «la recolección de muestras de diagnóstico en grandes felinos requiere anestesia general. Dado que todos los tigres y leones exhibían síntomas respiratorios similares, el veterinario asistente consideró que lo mejor para los animales era limitar los riesgos potenciales de la anestesia general a un tigre para el diagnóstico».

El origen del contagio es que los animales pudieron ser «infectados por una persona que los cuidaba y que estaba asintomática, o que los contagiara antes de que desarrollara síntomas», ya que las instalaciones de los cuatro zoos y acuarios que tienen han estado cerrados temporalmente desde el 16 de marzo. Por cierto, «aunque los felinos han experimentado una disminución en el apetito, les está yendo bien bajo cuidado veterinario».