Madrid suspende las vacaciones de sus sanitarios el jueves y el Viernes Santo por el Covid-19

La Consejería de Sanidad abonará las jornadas como si fueran días festivos y les compensará con días libres

Ante la amenaza que está sufriendo la región por el Covid-19, la Comunidad de Madrid recalca que es importante disponer de todos los recursos humanos necesarios
Ante la amenaza que está sufriendo la región por el Covid-19, la Comunidad de Madrid recalca que es importante disponer de todos los recursos humanos necesarios©Gonzalo Pérez MataLa Razón.

Los sanitarios que ejercen en la Comunidad de Madrid trabaján este jueves y viernes como si fueran días laborables ordinarios y no formaran parte de la Semana Santa. Así lo ha decidido la Consejería de Sanidad ante el impacto que está ocasionando la pandemia en la actividad asistencial y el disparado número de enfermos ingresados todavía en los hospitales, pese al descenso de la afluencia a las urgencias por el efecto del confinamiento.

En una resolución, la Dirección General de Recursos Humanos y Relaciones Laborales del Servicio Madrileño de Salud recuerda que “la población de la Comunidad de Madrid está sufriendo la amenaza que supone la pandemia del coronavirus (Covid 19), por lo que se hace necesario disponer de recursos humanos suficientes para garantizar la prestación de la atención sanitaria a la población afectada”.

La resolución añade que “resulta conveniente adoptar las medidas necesarias para mantener la presencia de los profesionales, cuya labor resulte imprescindible para asegurar el buen funcionamiento de los centros e instituciones sanitarias y garantizar así la adecuada gestión de la crisis sanitaria”. Por ello, establece que los días 9 y 10 de abril (Jueves Santo y Viernes Santo) “serán considerados como laborables”.

La directriz, formulada hace dos días por el consejero Enrique Ruiz Escudero a los gerentes de los hospitales, establece que las gerencias de atención hospitalaria, atención primaria y Summa 112 planificarán las presencias de profesionales habituales en días no festivos, de tal manera que se garantice la asistencia sanitaria que se presta en un día laborable ordinario como consecuencia de la emergencia sanitaria por Covid 19.

La disposición afecta al personal estatutario, el laboral y el funcionario, las tres categorías que hay en la Sanidad madrileña, y establece que las retribuciones devengadas por la prestación de servicios en tales días se abonarán como propias de días festivos y ademas se compensará con días libres, que se podrán solicitar una vez finalizado el estado de alarma y la situación excepcional actual de pandemia.

La medida ha sido acogida con división de opiniones entre los profesionales. Una parte de los sanitarios entiende que responde a la situación de excepcionalidad que ha provocado la pandemia. Algunos hospitales tardarán semanas en recuperar la normalidad si el impacto del virus remite por las medidas de confinamiento. De hecho, los “hospitales Covid” tienen también pendiente tramitar la actividad programada que tuvo que aplazarse antes de la eclosión de casos, y que ya acumula más de 30 días de retraso.

En otros sanitarios no ha sentado bien, porque la prohibición de descansar los dos días se une a la lucha sin cuartel que están teniendo que librar contra un virus que ha llevado a una avalancha de pacientes sin precedentes a los hospitales. Una lucha en la que han participado sin equipos de protección adecuados, lo que disparado los contagios y diezmado las plantillas.