Sanidad apremia a los hospitales a dedicar camas a otros enfermos

Las autonomías temen que se conviertan en otra bomba de relojería al quedar relegados por la pandemia. Cardiólogos y neurólogos alertan de infartos e ictus no atendidos

Thumbnail

A pesar de que el confinamiento ha hecho posible que España empiece a dejar atrás el primer pico del coronavirus, el de las urgencias, y esté a punto de superar también el segundo, el de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS), a los centros sanitarios les aguarda aún una tarea ingente por hacer. Con más de un 90% de sus camas ocupadas por pacientes con coronavirus, los retos a partir de ahora son múltiples.

Por un lado, deben dar respuesta a los enfermos ingresados y a los que lleguen todavía portando el virus. Por otro, han de estar preparados para nuevos picos, aunque menores, que se producirán a medida que se vaya levantando el confinamiento para determinados colectivos, lo que ocurrirá previsiblemente a partir de mayo. Por último, deberán prestar asistencia a los miles de enfermos libres del virus con otras patologías que no han podido acudir desde finales de febrero a los hospitales al estar estos ocupados por pacientes Covid.

Trastornos de todo tipo

Como se recordará, a principios de esta crisis la mayor parte de las autoridades sanitarias del país decidieron suspender la actividad asistencial ordinaria y la cirugía programada no urgente para destinar la mayor parte de los efectivos al combate del coronavirus. Esto ha provocado que pacientes con trastornos de todo tipo esperen turno para reanudar su asistencia habitual. Fuentes sanitarias aseguran que la decisión, adoptada con lógica dado el impacto que tiene la pandemia, constituye en realidad una bomba de relojería a punto de explotar si no se adoptan decisiones inmediatas.

Varios especialistas ya han dado la voz de alarma. La Sociedad Española de Cardiología (SEC) mostró hace días su preocupación al detectar en 70 hospitales una reducción de un 40% en el tratamiento de infartos desde el estallido de los casos de coronavirus. Según explicó, «durante la pandemia de Covid-19 y el consiguiente confinamiento las angioplastias primarias han pasado de 429 semanales antes de que se iniciase la epidemia a 258 durante una semana de epidemia, lo que supone una alarmante disminución del 40% en el número de procedimientos».

La Sociedad Española de Neurología (SEN) ha alertado, por su parte, de que en marzo podría haberse reducido hasta en un tercio el número total de ingresos por ictus respecto al mes anterior, a tenor de los datos recabados en 18 hospitales de once comunidades. La SEN recuerda que, «independientemente de la situación actual, es muy importante que los pacientes no retrasen su llegada al hospital por miedo a utilizar los servicios de urgencia o a acudir a los centros sanitarios». La conclusión de todos estos primeros datos es que infartos, ictus y ciudadanos con otras patologías son las víctimas colaterales del coronavirus.

¿Tiene algún plan el Ministerio de Sanidad para impedirlo? Se desconoce. Las que sí empiezan a efectuar movimientos son las autonomías. Madrid, por ejemplo, tiene en mente utilizar al máximo Ifema, que dispondrá de 5.500 camas ampliables, para descargar de pacientes Covid a los hospitales convencionales con el fin de que puedan reanudar la actividad ordinaria en cuanto termine de superarse este pico.

El consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz, ya ha transmitido a los gerentes de todos los hospitales esta línea de actuación: «Es fundamental la derivación de pacientes a Ifema. Hay que recuperar el espacio perdido con respecto a los pacientes Covid», les indicó el lunes, augurando que «tendremos un tapón cuando los enfermos no Covid vuelvan a su actividad diaria». Esto implica poblar de profesionales sanitarios Ifema.

Muchos son médicos de familia pero también habrá allí especialistas que ya han mantenido una lucha sin cuartel contra el coronavirus desde los centros convencionales. «Vamos a tener que hacer una revisión para ordenar la actividad del personal contratado y repartir recursos a Ifema, residencias y hoteles», remarcó. Dicho llamamiento para reclutar profesionales al fin de atender allí a los pacientes con coronavirus fue también lanzado por Ifema.

Su representante en la videoconferencia pidió a los demás gerentes «profesionales que han manejado el Covid que trabajen desde aquí. Conseguiremos mejores resultados y vosotros podréis mejorar la atención a las especialidades ordinarias». La idea de la Consejería es también descargar de pacientes críticos a los centros convencionales y transferírselos a Ifema, toda vez que en el hospital de campaña ya empiezan a funcionar las UCIS.