Coronavirus

Los hospitales de Madrid mantienen todas las UCIs activas por si hay repunte de casos a mitad de semana

Los gerentes de los centros sanitarios lamentan el retraso del Ministerio de Sanidad en establecer la estrategia de uso de los test

Hospital Universitario La Paz.
Hospital Universitario La Paz.Cipriano Pastrano DelgadoLa Razón

La Comunidad de Madrid mantendrá la estrategia de repliegue de los hospitales que ya inició hace algo más de una semana. Su objetivo es volcar gran parte de la asistencia hacia los enfermos no Covid que aguardaron en sus casas por el estallido de la pandemia de coronavirus, al suspenderse la actividad programada no urgente, como consecuencia de la llegada cada vez menor de infectados a las urgencias por el confinamiento.

Sin embargo, mantendrá aún la mayor parte de las camas de las Unidades de Cuidados intensivos (UCI) activas unos días más, en previsión de que pudiera producirse otro repunte de casos a mitad de esta semana tras la apertura de la actividad económica que decretó el Gobierno hace seis días en algunas actividades no esenciales.

Thumbnail

Según ha podido saber LA RAZÓN, así se lo ha comunicado la Consejería de Sanidad a los gerentes implicados en la asistencia de los enfermos. Como se recordará, dichas camas de cuidados críticos se fueron ampliando a medida que crecía la avalancha de infectados durante el mes de marzo, llegando en la mayor parte de los hospitales a una situación de práctico colapso. El descenso de las infecciones ha reducido los ingresos mientras se multiplican las altas por mejoría, lo que está reduciendo el nivel de ocupación de estos servicios. De las más de 1.500 camas ocupadas en el epicentro de la crisis en todos los hospitales madrileños, se ha pasado a una cifra cercana a mil. La estrategia de la Consejería de Sanidad pasa también por dejar abierto sólo uno de los múltiples hospitales de campaña adicionales que se instalaron, el de Ifema. El resto, levantados como apéndices de los hospitales convencionales, serán cerrados, aunque algún centro como, por ejemplo, el Gregorio Marañón, se plantea la posibilidad de utilizar la carpa ya instalada en sus inmediaciones para someter a test a los sanitarios. Test que no llegan en cantidad suficiente y cuya estrategia de uso aún se desconoce, porque el Ministerio de Sanidad no la ha hecho pública, si es que la tiene. Precisamente este retraso es uno de los motivos de queja de los máximos responsables de los hospitales: la lentitud del departamento de Illa a la hora de distribuir y definir con quién hay que empezar a utilizarlos.