Coronavirus

Sanidad constata que la obesidad es una bomba de relojería en la infección por coronavirus

Los pacientes con sobrepeso tienen muchas más posibilidades de ingresar en UCI y de necesitar ventilación mecánica

Obesidad y covid-19
Obesidad y covid-19Dreamstime

El Ministerio de Sanidad ha efectuado una revisión de los conocimientos científicos que se van produciendo en materia de coronavirus y dedica uno de los epígrafes de su último informe técnico sobre la pandemia a la obesidad. A diferencia de lo que apuntaban al principio diferentes estudios internacionales, ahora sí se considera el sobrepeso un factor de riesgo de causar una enfermedad grave y/o fallecimiento por Covid 19.

Según señala el documento del Ministerio, por analogía con otras enfermedades respiratorias, “la obesidad puede jugar un rol importante en la infección por Covid 19. Hay varios factores que podrían influir en el mayor riesgo de infección y complicaciones por Covid 19 en los pacientes con obesidad”. El primero de ellos sería la asociación de la obesidad con otras comorbilidades y con una mayor predisposición “a los fenómenos tromboembólicos que la población general”. Factores que ya se han asociado con una peor evolución por Covid 19. El Ministerio cita un análisis retrospectivo de 112 pacientes en Wuham, la ciudad china en la que surgió la pandemia. En él, el índice de masa corporal de los pacientes críticos fue significativamente superior al del grupo general.

“La prevalencia de obesidad entre los que fallecieron fue del 84,8% frente al 18,9% en pacientes que superaron la enfermedad. En estos pacientes los fenómenos tromboembólicos fueron una causa importante de agravamiento”.

El Ministerio también cita otro análisis retrospectivo en 3.615 enfermos en las urgencias de un hospital de Nueva York. El estudio observó que los pacientes menores de 60 años con un índice de masa corporal de entre 30 y 34 tenían 2 y 1,8 veces más probabilidades de ingresar en planta del hospital y hasta en la Unidad de Cuidados Intensivos, en comparación con los pacientes que no eran obesos. Paradójicamente, este efecto no se observó en los mayores de 60 años.

Otro estudio citado citado se practicó en un hospital de Francia. En él se encontró que el 47,5% de los pacientes en UCI eran obesos. “Se comparó con la serie histórica de ingresados en esa misma UCI en los años previos por patología respiratoria, que era 25,8%, similar a la prevalencia general de obesidad en Francia. Este estudio detectó además una necesidad de ventilación mecánica mayor en los pacientes obesos que en los que no lo eran. “La obesidad fue factor de riesgo independientemente de la edad, la diabetes y la hipertensión”.