Coronavirus

Sanidad cambia el recuento de datos para rebajar positivos

El ministerio descarta los serológicos con síntomas como venía haciendo. De esta forma reduce el incremento de la curva de contagio y fuerza un mensaje optimista

Un profesional sanitario de la UCI del Hospital Ramón y Cajal atiende a un paciente
Un profesional sanitario de la UCI del Hospital Ramón y Cajal atiende a un pacienteManu FernandezAP

«Es un día de buenas noticias», aplaudió ayer el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, tras dar a conocer los últimos datos de la epidemia en España. En parte tenía razón, porque, tras seis días de estabilidad, el número diario de fallecidos experimentó una notable bajada, con 367 nuevas defunciones, la cifra más baja desde el 21 de marzo, cuando se reportaron 324. La cifra de ayer rompió con ese frenazo en el descenso y supone una gran noticia, sobre todo si se compara con la semana anterior, cuando se producían más de 500 muertes diarias. Con todo, el balance total de víctimas mortales no deja de ser escalofriante, con 22.524 fallecidos.

Respecto a la evolución de la curva de contagio, las noticias no son tan buenas como Sanidad refleja. Resulta que es mucho más difícil medir este parámetro, ya que Sanidad ha cambiado la contabilidad de los datos. Desde el día 17 de abril, en el parte diario de nuevos casos, a los positivos identificados con las pruebas PCR, se empezaron a sumar los detectados con test serológicos, pero tan solo se añadieron a la lista los que presentaban síntomas en el momento de la prueba. Los que daban positivo pero ya no eran casos activos, no se incluían. Como era de esperar, el incremento de la curva sufrió un pico importante.

Ayer, de nuevo, volvió a modificarse el recuento, lo que generó una enorme confusión. En el último parte, Sanidad solo contabiliza como nuevos casos los detectados con las PCR. Los serológicos aparecen por otro lado. Como es obvio, con este método, la serie se ha vuelto a alterar y ha dado un salto para abajo. Según esta contabilidad, hay un incremento de la curva de contagio del 1,4%, teniendo en cuenta los 2.796 nuevos casos, que para Sanidad solo son los PCR. Así el balance total es de 202.990. Si se añadieran los serológicos en su totalidad el balance sería mayor, aunque con los datos ofrecidos no se puede calcular con exactitud cuánto. Sanidad da otro balance de 219.764, pero ahí se recogen las personas que han dado positivo en las dos pruebas. La polémica surgió porque Simón aprovechó este nuevo sistema para forzar un mensaje optimista y decir que ya hay más nuevos curados que infectados, teniendo en cuenta que se han dado 3.105 altas y Sanidad solo admite como nuevos casos los 2.796 PCR.

Ante el revuelo generado, Sanidad emitió un comunicado en el que afirma que «de acuerdo con las Comunidades, se ha decidido que es más correcto calcular la evolución de la epidemia en base a los casos por PCR que por test de anticuerpos, que son, en su mayoría, asintomáticos o con síntomas ya pasados». Explica, además, que la cifra global de 219.764 recoge el número de personas que han resultados positivas tanto en PCR como en test de anticuerpos y que como estos últimos detectan si la persona se ha infectado, pero no si llegó a desarrollar la enfermedad, ni cuánto tiempo hace que la superó, no pueden contabilizarse como nuevos casos.