Tecnología

Así tienes que preparar a tus hijos para salir a la calle tras el confinamiento

Lo más importante es transmitirles un mensaje responsable para no bajar la guardia ante el virus

Un día antes para que los menores de 14 años salgan a la calle
Tal y como explican los expertos, "tienen que ser salidas austeras"David Zorrakino Europa Press

Es domingo 26 de abril de 2020. Desde hoy, y tras más de siete semanas de confinamiento, los peques pueden volver a correr, a jugar, a pasear, a montar en bicicleta, a tomar el sol… en la calle. Pero eso no quiere decir, ni mucho menos, que puedan hacerlo en parques o con sus amigos. Las condiciones son muy claras: primero, sólo pueden salir hasta tres niños menores de 14 años por cada adulto; segundo, durante una hora comprendida entre las 9:00 y las 21:00; y, tercero, sólo pueden desplazarse a, como máximo, un kilómetro de distancia de su domicilio. Todos estos requisitos, además, van ligados a los ya preexistentes de distanciamiento social y de lavado de manos. Pero, ¿qué dicen los expertos al respecto?

“Hay que ser muy riguroso. No se les puede transmitir miedo, pero tampoco se debe bajar la guardia”, explica Jesús López, psicólogo infantil. “Los paseos no deberían prolongarse más de media hora para no aumentar demasiado la exposición al virus. Y, en cualquier caso, siempre con mascarilla para que, si se trata de casos asintomáticos, no pueden contagiar a nadie. Por eso, debe evitarse a toda costa que estos paseos se produzcan con personas mayores o con aquellas que sufran enfermedades previas, pues son especialmente frágiles. Dicho esto, siempre deberán estar controlados por sus progenitores y evitar cualquier tipo de contacto con el resto. Tienen que ser salidas austeras”.

Si bien es cierto que ellos no constituyen un grupo de riesgo frente a la enfermedad, también lo es que sí actúan como vehículos de transmisión. “Hay que tener cuidado porque muchos de ellos no enferman, pero pueden llevarse el virus consigo a casa”, subraya Lorena Romero, socióloga experta en Infancia, que pone especial énfasis en el comportamiento. “Los hijos imitan perfectamente a sus padres, por lo que si estos no les han enseñado que en el supermercado hay que mantener una distancia de seguridad o que hay que evitar las grandes aglomeraciones para controlar la transmisión del bicho, ellos tampoco lo van a hacer ahora”. De ahí la importancia de entender bien estas pautas antes pisar la calle.

Como se percibe, estos alivios en el confinamiento tienen que ir acompañados de una responsabilidad individual para evitar nuevos brotes epidémicos. Así, conviene que los padres expliquen previamente las nuevas consignas, pues con esa información tendrán más herramientas para gestionar la situación. “Lo mejor es preguntarles qué es lo que han escuchado sobre el COVID-19 y, a partir de ahí, responder sus dudas”, añade López. Para ello, se pueden utilizar ejemplos de casos similares que les permitan, dentro de unos límites, comprender esta crisis sanitaria. Por ejemplo, comparando su contagio con el de la gripe, utilizando referencias musicales para aprender a desinfectarse o recurriendo a cuentos que quiten hierro al asunto.