El Gobierno manipula las cifras de tests para colocarse a la cabeza de la OCDE

El Ejecutivo envía a la organización la suma de las pruebas PCR y las de anticuerpos para quedar por encima de la media europea (22,9 pruebas por mil habitantes), cuando estamos por debajo. El contador Worldometers sitúa a nuestro país en la posición 21

Rueda de prensa del Comité de Evaluación y Seguimiento de la COVID-19
El ministro de Sanidad, Salvador Illa durante la rueda de prensa tras la reunión del Comité de Evaluación y Seguimiento de la COVID-19 en el palacio de la Mocloa, en Madrid, ayer, lunesJose Maria CuadradoEFE

Aunque Pedro Sánchez y Salvador Illa intentaron ayer sacar pecho con el argumento de que España se encuentra en el Top 10 de la OCDE en el número de test realizados, utilizando para ello las cifras que la propia Presidencia del Gobierno había enviado a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos –sumando PCR y pruebas rápidas–, como esta organización refleja en la leyenda de sus gráficos, lo cierto es que los datos, tras las críticas, fueron rectificados. ¿El motivo? Que mientras para hacer este top se utilizan únicamente los PCR, España ha sumado también los tests. De ahí que España estuviera en octava posición al haber realizado 28,6 test por cada mil habitantes, mientras que la media europea se sitúa en 22,9. Pero lo cierto, es que los datos de España son 1.345.560. Y de ellas, 1.035.522 son PCR. El resto, tests rápidos. Es decir, se ha dado una cifra sumando ambos métodos, cuando para el resto de países la OCDE ha recopilado solo las pruebas PCR, por lo que España estaría en 22,3 PCR por mil habitantes, quedando, por tanto por debajo de la media, tal y como ha rectificado la web de la que la OCDE extrae los datos: ourworldindata.org.

Una rectificación debido a que el dato ha generado mucha polémica en redes. No solo porque el 15 de abril nuestro país ni aparecía en estas gráficos, sino que además de recoger la citada fuente, la OCDE citaba al Gabinete de la Presidencia del Gobierno. Y el problema es que cabe recordar que muchos de los datos que da Sanidad no cuadran y ya son muchas las voces que hablan de cierta falta de transparencia... De hecho, el Ministerio de Illa transmite el número de sanitarios con positivo, el último 37.994, pero este periódico consultó a cuántos sanitarios se les había hecho la prueba con el fin de saber a cuántos se les había hecho, y Sanidad derivó el asunto solicitando que esa información la tienen las autonomías. Asimismo, incluso dando por válido el dato ofrecido por el Gobierno, lo cierto es que si fuésemos los octavos, también lo es que somos el tercer país del mundo con más muertes, el segundo con más casos confirmados y el segundo con más muertes por cada 100.000 habitantes.

De hecho, otras estadísticas desbaratan la súbita euforia mostrada por el Ejecutivo en medio de la lluvia de críticas que sigue recibiendo por su gestión de la pandemia de coronavirus. Se trata de las proporcionadas por Worldometers, un contador público de internet en tiempo real que está siendo utilizado por los expertos para comprobar la evolución de la pandemia en todos aquellos países que difunden cifras oficiales. En esta estadística, Worldometers recoge también el número total de test practicados por millón de habitantes, la forma más equitativa de medir la práctica de pruebas entre los distintos países y de poder efectuar comparaciones entre ellos.

Los datos de España son peores aquí que los ofrecidos por Moncloa a la organización que preside Ángel Gurría, al registrar 28.779 test por millón de habitantes. De acuerdo con las cifras recogidas al cierre de esta edición, nuestro país ocupa el puesto 21 en lo que se refiere a pruebas por millón de habitantes de las decenas que figuran en el listado. Por ejemplo, tiene por delante a Italia, Portugal, Israel, Noruega, Islandia, Lituania, Chipre, Estonia o Lituania. Otros países que han practicado menos test, según este contador, pero contabilizan muchos menos fallecimientos que España son, por ejemplo, Alemania, que registra 24.738 pruebas por millón de habitantes y 5.985 defunciones; Rusia, con 20.690 test y 6.198 muertes, o Polonia, con 7.870 test y 562 fallecidos, por poner sólo algunos ejemplos. Algunos epidemiólogos empiezan también a dudar de la importancia de este dato, porque lo que resulta clave es efectuar las pruebas en el inicio de las pandemias, no cuando han pasado ya casi dos meses de su estallido. Hasta mediados de este mes, España figuraba en este sentido entre los peores países de las estadísticas que recoge Worldometers.