Tres kilos es el peso que calculamos que íbamos a engordar durante el confinamiento

En esa cifra han coincidido el 90% de los encuestados por Pronokal Group en un sondeo poblacional que ha incluido a 200 personas. El 63% afirma, eso si, que está dispuesto a ponerse a dieta para bajarlos.

Nos preocupa salir de esta con unos kilos de más, nos preocupa mucho. Puede que, comparado con el sinfin de consecuencias de esta crisis, haber ganado peso pueda parecer un mal menor y un efecto colateral inevitable, pero nos parece importante. En circunstancias normales, las vacaciones de Semana Santa hubieran marcado la primera etapa de la “puesta a punto” para el verano, pero no han existido. La motivación, que muchos han encontrado en tener algo más de tiempo para hacer ejercicio- y hacerlo casi a diario y desde casa- , para cocinar saludable, o para seguir pautas de alimentación más “restrictivas”, para otros no ha sido tal. El estrés y la angustia de la situación, la tentación de cocinar repostería, el teletrabajo, la falta de actividad física y el uso de la comida para paliar nuestra ansiedad, han sido factores determinantes en el aumento de peso. De hecho, en personas mayores de 40 años, el estrés por si solo, ya influye.

Aumento asumido

Teníamos claro que engordaríamos. Así lo demuestra una encuesta poblacional realizada por Pronokal Group, a 200 personas para conocer la influencia de la cuarentena en el peso de las personas. El 90% de los participantes creía que se ganaría peso durante el confinamiento. Sobre cuantos kilos en concreto creía que engordaría en este periodo, señalan 3 o más. Sorprendentemente, cuando los mismos encuestados fueron preguntados por su caso en particular, mostraron más optimismo, indicando que entre 2 y 3 kg. Los hombre de entre 30 y 39 años consideraron que su peso se vería incrementado en 3 kg o más, como mínimo, mientras que las mujeres en esa misma franja de edad no creyeron que fueran más de 2 kg.

El grupo de mujeres entre los 20 y 29 años son las que más seguras están de que no van a ganar peso, y así lo afirma el 61% de las consultadas.

Respecto a los propósitos de “desescalada”, el 70% de los participantes considera importante o muy importante volver al peso anterior, de igual modo que llevar una vida más saludable. Además, el 63% está dispuesto a seguir una pauta alimentaria para conseguirlo.

Expertos en alimentación, deporte, salud pública, entre otros muchos ámbitos, han insistido en la premisa de mantener nuestro estado de salud lo mejor posible, así como un peso saludable, para afrontar mejor la situación de salida del confinamiento y poder defendernos mejor ante infecciones y enfermedades.