Médicos de urgencias y anestesiólogos exigen al Gobierno test y protección adecuada

Las sociedades científicas que les representan demandan una apuesta por las unidades de críticos y recuperar la actividad quirúrgica de forma racional y progresiva

Dos sociedades científicas de enorme peso en la atención de los pacientes con coronavirus han lanzado un comunicado conjunto en el que recuerdan al Ministerio de Sanidad el trascendental papel que han jugado y están jugando todavía en la lucha contra la enfermedad. Se trata de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes), muy crítica con el Ministerio de Sanidad, y la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (Sedar).

En un comunicado, remarcan su “papel fundamental asistencial en la recién vivida crisis sanitaria provocada por Covid-19”, así como el de los servicios de medicina familiar y comunitaria (atención primaria), los servicios de neumología y medicina interna, y los servicios de medicina intensiva. De cara a la “nueva normalidad”, reivindican “apostar por una medicina transversal, que utilice de forma racional y continua todos los recursos sanitarios de nuestro país, olvidando liderazgos trasnochados y estructuras ineficaces que puedan comprometer la viabilidad de nuestra sanidad pública”, así como “consolidar las estructuras asistenciales existentes en los servicios de urgencias y emergencias, manteniendo en todo momento su máxima operatividad con diferenciación de circuitos asistenciales”.

También demandan “fomentar el desarrollo de unidades de cuidados críticos en todos los centros hospitalarios, centralizados en servicios de anestesia y reanimación, tal y como acontece en algunos lugares de España y en todo nuestro entorno sociocultural (en concreto, Europa)”, una antigua reivindicación de los anestesiólogos, y “potenciar la asistencia a patologías tiempo-dependientes en nuestros servicios de urgencias hospitalarios y servicios de emergencias médicas, en colaboración con las diferentes especialidades con competencias en estos enfermos”.

De cara a la “normalización” piden asimismo recuperar la actividad quirúrgica de manera racional y progresiva, según prioridades y haciendo especial hincapié en la cirugía oncológica, y garantizar la protección adecuada de todos nuestros profesionales sanitarios, así como la realización de test diagnósticos”. Las juntas directivas de ambas sociedades consideran indispensable “equiparar la especialidad de anestesia y reanimación a las directrices europeas, estableciéndose un tiempo de duración de cinco años y unificar su definición a Especialista en Anestesia, Cuidados Críticos y Tratamiento del Dolor”, y “desarrollar la especialidad de medicina de urgencias y emergencias en España”.