“Todos los obesos están más desprotegidos frente al coronavirus”

Gontrand López-Nava, experto en el tratamiento de la obesidad, explica la vinculación directa entre obesidad y peor pronóstico del Covid-19

Gontrand López-Nava, experto internacional en el tratamiento de la obesidad y jefe de la Unidad de endoscopia bariátrica del Hostipal Universitaro HM Sanchinarro de Madrid., explica la relación directa que existe entre obesidad y coronavirus y las novedades que propone la cirugía bariátrica para perder peso de la forma más eficaz.

1. ¿La relación entre la obesidad y la mayor mortalidad por Covid-19 está totalmente demostrada ya?

Sí, la relación es una evidencia epidemiológica clara. El estado metabólico de las personas con sobrepeso así como las comorbilidades asociadas a la obesidad como la hipertensión, la diabetes tipo 2 y la apnea del sueño son claramente factores de riesgo frente a la Covid-19. Ya hay estudios publicados en diferentes países y por diferentes instituciones que demuestran que la mortalidad por Covid-19 en pacientes con obesidad es mucho mayor, al igual que la frecuencia de ingreso en UCI y la necesidad de utilizar respiradores para tratarlos.

2. ¿Cómo afecta exactamente el virus a las personas obesas?

En primer lugar, el aparato respiratorio de un obeso requiere mayor esfuerzo para ventilar que el de una persona con normopeso. Es decir, necesita un suplemento de oxígeno y un manejo mucho más complejo de los respiradores cuando la neumonía aparece. Por otro lado, el exceso de grasa interfiere en la distribución de los fármacos en el organismo, lo que dificulta el cálculo de dosis adecuadas. Además, se podría decir que esa grasa actúa como un filtro absorbente, por lo que el paciente necesita dosis más altas que aumentan su exposición a ciertos efectos secundarios e impiden que la dosis adecuada llegue al órgano que lo necesita.

3. Hay obesos que en estos tiempos de coronavirus tienen miedo a acudir a los hospitales para someterse a tratamientos ¿esto podría ponerles en riesgo?

Una vez que se ha controlado el momento de mayor incidencia de la pandemia y el trabajo en los hospitales va volviendo a la normalidad, como es el momento actual, no hay ningún motivo para retrasar los tratamientos y menos en una población de riesgo como es la que sufre sobrepeso. Hay que recordar que un exceso de 12 kilos afecta a la tensión arterial y aumenta el riesgo de cáncer y diabetes, entre otros, por lo que hay que acudir al hospital a tratarlo o a vigilar muy de cerca esas comorbilidades. Existen tratamientos que se realizan a través de la boca, por endoscopia, que no requieren ingreso, el paciente vuelve a su domicilio en menos de 24 horas sin ninguna cicatriz que cuidar y sin necesidad de volver al hospital en el medio plazo.

4. Se está valorando la posibilidad de que llegue una segunda oleada de Covid-19 en otoño. ¿Deberían empezar a tomar precauciones los obesos desde ahora?

Todo paciente con sobrepeso debe empezar a pensar en adelgazar de una forma efectiva y seguir firmemente las recomendaciones para prevenir el contagio. El exceso de peso es peligroso no solo durante esta pandemia sino en todo momento. Provoca dificultad para ventilar completamente el pulmón, lo que se traduce en una disminución del oxígeno que llega a las células, o debilidad del sistema inmunitario, que nos hace estar más expuestos a infecciones. Además, un gran volumen de grasa corporal hace que sea más difícil realizar pruebas médicas como radiografías, ser intubados, ajustar un respirador o simplemente movilizar a una persona en una cama o sillón, actividades todas muy cotidianas en el manejo del coronavirus.

5. Hay muy diferentes tipos de obesidades. ¿Todas resultan igual de arriesgadas de cara al coronavirus?

A mayor peso, mayor riesgo, el paciente es más sensible al coronavirus y tiene más probabilidades de sufrir otras patologías como infarto, angina de pecho, cáncer o diabetes. Absolutamente todos los obesos están más desprotegidos frente al coronavirus.

6. Y en cuanto al sobrepeso, ¿también supone riesgo?

Claramente, sí. Además, es el grado de obesidad donde más hay que concienciar a la población para usar los tratamientos que existen ahora y evitar que desemboque en obesidad. Cuanto más tiempo pasa una persona sin tratamiento, más peso coge.

7. Pero ¿de cuánto sobrepeso estamos hablando?

Cualquier persona con 12 kilos de más debería plantearse seriamente adelgazar. Si tu médico te dice que tienes diabetes o un problema cardiaco, la mayoría de las personas siguen sus recomendaciones, se toman el tratamiento recetado y reducen la sal, el azúcar o lo que su médico les haya recomendado. Afortunadamente, cada vez más personas achacan esas comorbilidades a su exceso de peso y dan un paso adelante para tratarlo de una manera segura y efectiva a través de la endoscopia. Cuando las comorbilidades no han aparecido pero tu médico te dice que te sobran 12 kilos, la actitud preventiva sería perderlos y no esperar su llegada y la necesidad de tomar fármacos.

8. ¿Qué recomendaciones daría a las personas con sobrepeso para que no atravesaran esa barrera que les separa de la obesidad y aumentaran el riesgo frente al covid19?

Que se pongan en manos de profesionales cuanto antes ya que, según la OMS, el sobrepeso y la obesidad matan cada año a cerca de tres millones de personas en el mundo. Hay muchas soluciones modernas que se realizan a través de la boca pero que el paciente piensa que no son para él como, por ejemplo, el balón intragástrico o la reducción de estómago, que son técnicas reversibles y consiguen que el 70% de los pacientes adelgacen.

Quienes se quedan con hambre al seguir una dieta o no pueden controlar la ansiedad por comer necesitan bloquear su estómago a la vez que un equipo de especialistas reeduca sus hábitos. En la unidad que dirijo estamos recibiendo muchas consultas de personas que, tras haber intentado adelgazar con dietas, se están planteando ahora mismo mejorar su salud para hacer frente al futuro con mayores garantías. Ahora que la población está más sensibilizada es el momento de hacerles saber que el exceso de peso contra el que llevan luchando gran parte de su vida sin éxito puede desaparecer.