El confinamiento empeora el pronóstico del melanoma

Los expertos advierten de que el retraso en el diagnóstico, provocado por la crisis del Covid-19, empeora el pronóstico de este tipo de cáncer de piel

Hoy se celebra el Día Mundial del Melanoma, un tipo de cáncer que tiene el “macabro” honor de ser el tumor de piel más peligroso que existe y la pandemia del coronavirus no resulta ajena a ello. De hecho, los especialistas advierten que, después del confinamiento obligado de los últimos meses, se espera que aparezca un repunte de la enfermedad: “Por desgracia la pandemia de Covid-19 nos afecta a todos los niveles y los cambios sociosanitarios que estamos viviendo podrían tener una repercusión también sobre el melanoma. El confinamiento y el miedo al contagio limitan el acceso de la población a las consultas ordinarias de atención primaria o dermatología y esto está generando retrasos en el diagnóstico de este tumor. Por tanto, en los próximos meses sí es esperable un pico en el diagnóstico del melanoma y, lo que es más preocupante, de melanomas con más tiempo de evolución, en estadios más avanzados y por tanto de peor pronóstico”, asegura el doctor Juan Francisco Rodríguez Moreno, especialista en Oncología Médica del Hospital HM Sanchinarro de Madrid.

Lo cierto es que las cifras del melanoma, en sí mismas, no resultan nada alentadoras, ya que se trata del tipo de cáncer de piel más grave, sobre todo en sus estadios más avanzados, pues es responsable del 80% de las muertes por cáncer cutáneo. “En nuestro país se diagnostican algo más de 6.000 casos de melanoma cada año. Efectivamente es una enfermedad cuya incidencia está en aumento a nivel mundial y, de hecho, se estima que este 2020 se diagnosticarán unos 1.000 casos más que el pasado 2019 en España”, detalla Rodríguez Moreno.

También en los niños

Entre el perfil de las personas más susceptibles a desarrollar un melanoma, el especialista recuerda que “aquellos individuos con un fototipo de riesgo, es decir, ojos y pelo de color claro y piel muy blanca tienen mayor riesgo de sufrir un melanoma. También los niños, independientemente de su fototipo, son más sensibles a la radiación UV que los adultos, y en este periodo de su vida pueden adquirir daños genéticos que favorezcan la aparición de un melanoma tiempo después”.

Recomendaciones en la desescalada

Por ello, el inicio de la desescalada en muchos lugares de nuestro país aumenta el riesgo de exposición al sol y, con ello, el peligro de desarrollar un tumor de este tipo. Para evitarlo, Rodríguez Moreno recomienda que “hay que tener en cuenta que el factor de riesgo más importante para el desarrollo de un melanoma es la exposición solar. Por tanto es fundamental utilizar fotoprotección a diario, prendas adecuadas, sombreros, gafas de sol, etc. incluso en las pequeñas salidas cotidianas urbanas en las que tenemos menos interiorizado su uso. Además, las actuales restricciones horarias para las salidas nos dificultan mucho el evitar la exposición solar en las horas centrales del día de los más pequeños, por lo que debemos ser especialmente cuidadosos en este sentido con los niños”.