«Parece que los niños no son los grandes transmisores del coronavirus»

La doctora Marta de Quixano, jefa de Pediatría del Hospital El Pilar Quirónsalud de Barcelona, responde diez preguntas sobre Pediatría en tiempos de coronavirus

La doctora Marta de Quixano, jefa de Pediatría del Hospital El Pilar Quirónsalud de Barcelona, responde diez preguntas sobre Pediatría en tiempos de coronavirus

1. ¿Cómo ha afectado la pandemia a los servicios de Pediatría?

Nuestro Servicio de Pediatría se ha visto reducido a la atención ineludible de las visitas de control de desarrollo y vacunas en los dos primeros años de vida y a atender las urgencias, siempre creando un circuito limpio con un profesional que atendía a niños sin patología. Y un circuito de pediatría de enfermedad aguda de carácter infeccioso que atendía a los niños con síntomas sospechosos de infección Covid-19.

2. Parece que la sintomatología de Covid-19 en niños es más leve que en adultos y que no son tan transmisores del virus como se creía en un principio...

La experiencia de estos meses nos ha demostrado que los niños se ven menos afectados y en menor gravedad que los adultos. La mayoría de los casos graves se han presentado en pequeños con patología crónica de base. También parece que no son los «grandes transmisores de la enfermedad» como pensábamos al principio de la pandemia. De todas formas, creemos que respecto al Covid-19 aún nos queda mucho que estudiar y que aprender.

3. ¿Qué tipo de patologías se han seguido atendiendo durante la pandemia?

Han disminuido mucho las patologías de la infancia propias del contagio de guarderías y colegios al estar los niños aislados y se han atendido sobre todo traumatismos, patología cutánea y algún inicio de enfermedad alérgica respiratoria.

4. ¿De qué manera se ha realizado el seguimiento a los pacientes pediátricos con patologías urgentes o crónicas?

En el caso de consultas que debían ser presenciales, se han organizado las visitas de manera que las citas estuvieran lo suficientemente separadas en el tiempo como para que los niños y sus familiares no tuvieran que esperar a ser atendidos en las salas de espera y se ha situado en espacios diferenciados a los bebés que debían realizar las visitas de control de salud infantil. En los casos en que no fuera imprescindible acudir al hospital, como visitas de seguimiento, se han realizado por vía telefónica o videollamada.

5. ¿Se ha notado una menor afluencia a las urgencias pediátricas por miedo al contagio del Covid-19 en las semanas más críticas?

Ha habido un descenso muy importante de las urgencias pediátricas en el hospital, sí que hemos atendido a muchos padres por videollamada o por teléfono para determinar la necesidad o no de acudir al centro. Siempre recordando las recomendaciones de seguridad como el uso de mascarillas y la distancia de seguridad.

6. ¿Qué tipo de enfermedades pediátricas han observado que se han dejado de diagnosticar por culpa del miedo de los padres a acudir a urgencias durante estos meses?

En algunos casos de patología quirúrgica como apendicitis, algunos traumatismos, sí que hemos visto que se ha tardado más horas de los habitual en diagnosticar porque los padres no se atrevían a traer al niño al hospital. Pero en general, todo lo que ha sido enfermedad aguda, gracias a la visita telefónica se ha podido diagnosticar y tratar en un tiempo adecuado. Por eso ha sido tan importante la atención telefónica para tranquilizar a los padres y hacerles saber que el Hospital El Pilar ha cumplido desde el principio con los circuitos adecuados para evitar la transmisión del virus.

7. ¿Qué consecuencias puede tener a largo plazo el hecho de retrasar algunos diagnósticos pediátricos importantes y en qué patologías ese retraso puede convertirse en clave?

Cualquier patología grave que se pueda beneficiar de una intervención precoz puede tener consecuencias peligrosas. Estaríamos hablando de patologías de mala evolución como tumores malignos o infecciones graves. Siempre hablamos de la necesidad de un diagnóstico precoz para poder frenar la evolución de estas enfermedades y sería una pena que por el miedo injustificado de las familias a acudir a los hospitales no se empezara un tratamiento a tiempo.

8. ¿Los hospitales ya están recuperando en estas últimas semanas la normalidad en los servicios de Pediatría y de urgencias pediátricas?

Estamos recuperando la actividad de forma paulatina con todas las medidas higiénicas y de seguridad recomendadas por las autoridades sanitarias. Resulta muy importante recuperar la atención médica de los niños y es clave mantener las coberturas de vacunación.

9. ¿Cuáles son los criterios que pueden guiar a los padres para saber cuándo hay que acudir a urgencias con un niño?

El criterio principal es el sentido común. Cuando el niño tiene fiebre persistente y no baja con antitérmicos, dolor, tos u otra sintomatología respiratoria, mal estado general…, cambios en el comportamiento especialmente en bebés. En todo caso, si existen dudas, es recomendable realizar una consulta telefónica para que el pediatra valore si es necesaria una visita presencial.

10. ¿De qué manera se garantiza la seguridad tanto para los niños como para los acompañantes que llegan ahora al hospital?

El Hospital El Pilar ha recibido la certificación Applus Hospital Seguro Covid-19 que lo acredita como hospital con circuitos y protocolos de limpieza y desinfección adaptados para prevenir la transmisión del coronavirus. En el centro es obligatorio el uso de mascarillas y se recomienda realizar higiene de manos de forma frecuente, así como mantener la distancia de seguridad en los espacios comunes como salas de espera y ascensores. El hospital se ha sectorizado por áreas que siguen circuitos diferenciados para pacientes Covid o sospechosos y pacientes no Covid, y se han implantado nuevos protocolos de limpieza y desinfección en todo el hospital que implican una mayor frecuencia y más controles. Las consultas y boxes de pediatría se desinfectan de forma sistemática después de cada visita y si un niño presenta síntomas compatibles con el Covid-19 se le deriva inmediatamente al circuito Covid de urgencias. También se ha establecido en consultas externas un circuito diferenciado para todas las patologías de origen infeccioso.