«La sociedad nos sigue viendo a las personas trans como aliens»

Entrevista a Jedet Sánchez, actriz que encarna a «La Veneno», que acaba de publicar el libro "Efecto mariposa"

Jedet Sánchez, actriz que encarna a "La Veneno"
Jedet Sánchez, actriz que encarna a "La Veneno"FreelanceFreelance

En la serie de «Veneno» da vida a Cristina Ortiz en sus primeros años, justo cuando comenzaba su proceso de transición corporal. ¿Cómo está siendo el suyo?

-Nunca es fácil una transición, pero tengo la suerte de tener un privilegio que es mi trabajo, que me permite pagarme las cirugías, y la aceptación de mi familia y mis amigas. Cuento con mucho apoyo de mis seres queridos para convertirme en la mujer que quiero ser. Pero esa no es la realidad. Muchas mujeres transexuales no pueden costearse las operaciones y están solas. Muchas optan por prostituirse, amigas mías lo hacen para pagarse el pecho. Mi situación es privilegiada, pero no suele ser lo habitual de la sociedad trans que soporta un 85% de paro.

-¿En qué ha cambiado la sociedad?

-Ahora hay más información y visibilidad, pero aún falta ver mujeres trans en cualquier puesto de trabajo, no solo a tres en la pantalla. Se nos sigue viendo como aliens.

-¿Qué edad tenía cuando «La Veneno» entraba en cada hogar con «Esta noche cruzamos el Mississippi»?

-Cuatro años, empecé a verla en televisión cuando yo era más grande en «Zapping». La recuerdo siempre presente en mi vida.

-¿Por qué Jedet?

-Lo elegí con 12 años juntando letras de mi nombre bautismal, pensaba que no tenía significado y luego hace unos años vi que significa renovar.

-¿Qué mensaje quiere trasladar con su libro «Efecto Mariposa» (Plan B)?

Portada de "Efecto Mariposa" (Plan B)
Portada de "Efecto Mariposa" (Plan B) FOTO: Plan B

-Ninguno. Es mi diario y muy egoístamente lo he publicado para cerrar la etapa de vida de la que se habla dentro.

-En su libro cuenta su mala relación con los hombres y con su padre...

-Nunca he elegido bien, y mi padre no ha estado muy presente en mi vida aunque no por quién soy, sino más bien porque no quería ser padre. Gracias a Dios he crecido con mujeres maravillosas. Los hombres son mi asignatura pendiente. Estoy maldita.

-Es muy joven. ¿Cuál es la mayor confesión que desvela en este libro?

-No había hablado públicamente de mis trastornos alimenticios. Fui lista y puse normas de uso al principio, no se me puede preguntar sobre eso. Pero, lo llevo bien.

-¿A quién le recomendaría su libro?

-A mi padre.

-Y, ¿a algún político?

-No me caen bien los políticos, así que a ninguno.

-En cuanto a su proceso, ¿el confinamiento ha frenado alguna operación?

-Sí, el 12 de mayo tenía que haber entrado en quirófano pero se canceló por el Covid. Me dieron otra fecha en junio pero no pude por el rodaje, que después se pospuso y empieza en julio. He tenido que aplazar la operación para el 27 de agosto, porque mi aspecto, por el rodaje, no puede cambiar. Me voy a aumentar el pecho y realizar una feminización facial todo a la vez. Por la serie he tenido que posponer operaciones y ha sido muy duro, pero ha merecido la pena.

-¿Se ha operado muchas veces?

-Pocas: nariz y nacimiento del pelo

-¿Sufre alguna alergia o enfermedad?

-Sí, soy celíaca y asmática bronquial. Tengo más de 16 alergias diagnosticadas y este año estoy peor, tanto que tomo medicación fuerte por la mañana y por la noche. Tengo alergia desde que tengo uso de razón.

-Por cierto, ¿cómo se lo dijo a su madre?

-Fue ella la que me lo dijo a mí. Me llamó y me dijo: «Quiero pedirte un favor si haces algún día la transición quiero que me llames para que no estés sola en ese proceso», cuando yo ni me lo había planteado. «Estás loca», le dije. Luego a los años lo hice y la llamé.