Foxy eyes ¿nuevo canon de belleza o exceso?

Es la nueva tendencia mundial, tanto en maquillaje como en medicina estética y cirugía plástica, que se centra en conseguir una mirada felina, con cejas que desafían a la gravedad. Hablamos con una experta para descubrir que, en el punto medio, está siempre la virtud.

La modelo Bella Hadid es uno de los referentes de belleza en el mundo, se dice que tiene el "rostro perfecto".
La modelo Bella Hadid es uno de los referentes de belleza en el mundo, se dice que tiene el "rostro perfecto".

Ni una pandemia mundial puede con el ánimo de hermanas Hadid o la familia Kardashian. Siempre encuentran la forma de sorprender al mundo con sus estilismos y su estética. El último grito: sus ojos de gato (o de zorro, que es la traducción literal). Si no lo ha visto, solo tiene que poner en instagram #foxyeyes para entenderlo. Como cualquier tendencia, en su esencia hay una relativa lógica, que es la caída que sufre la zona de la cola de la ceja a partir de cierta edad, y que puede dar la imagen de una mirada “triste”. Además, ahora que llevar mascarilla es innegociable, los ojos se han convertido en la nueva sonrisa.

Se trata de un tratamiento que ha llegado a España recientemente, y que proviene de países como Rusia, donde triunfan los resultados más llamativos. “Es un tipo de tratamiento que consiste en la colocación de unos hilos espiculados y reabsorbibles para traccionar diferentes zonas como, por ejemplo, la zona de la cola de la ceja, que es una de las que más caída sufre a partir de los 35-40 años. Bien indicado y en pacientes con una cola de la ceja no excesivamente caída ni con exceso de piel, puede tener resultados muy bonitos, consiguiendo una elevación leve; pero cuando buscamos los excesos, realmente la cara que deja puede ser muy artificial”, señala la doctora Pilar de Frutos.

De menos a más

Para conseguir esta mirada almendrada, que desafía las leyes de la gravedad, hay diferentes opciones, desde lo más sencillo y “reversible” hasta lo más duradero. “Existen diferentes tipos de hilos para realizarlo, desde los más simples y rectos que son los que suelen utilizar los médicos estéticos y tienen una duración media de unos 6-8 meses hasta hilos más complejos, que solo utilizan los cirujanos, y cuyo resultado se prolonga más tiempo. Se realiza de manera ambulatoria, el paciente prácticamente al día siguiente puede hacer vida normal con unas indicaciones sencillas. En general, hay que sobre-corregir de inicio la ceja levemente, ya que tenemos que levantarla más de lo que corresponde porque, con el paso de los días, tiende a caer. Esto puede generar una ligera sensación “antinatural” al principio que, con el transcurso de las semanas, se suele corregir dando un efecto muy agradecido”, añade la experta.

También se puede hacer a través de infiltraciones de bótox y ácido hialurónico: “justo debajo del tercio externo de la ceja consiguen una elevación y un alargamiento del ojo. Además, en caso de que la sien esté hundida, puede rellenarse con ácido hialurónico, consiguiendo un rejuvenecimiento facial, así como una elevación de la cola de la ceja”, señalan desde Dorsia.

Con medida

Ante la proliferación de imágenes de rostros casi “alienígenas”, impera el criterio y la mesura. “Hay veces que vemos resultados que nos pueden parecer excesivos, ya que la selección del paciente no es la adecuada, pero, en buenas manos y con un buen asesoramiento suele tener resultados muy bonitos. No todo el mundo es candidato, y el profesional que lo realice tiene que estar bien entrenado en la técnica para conseguir un resultado natural. En general, como máxima, si queremos un resultado agradable hay que huir de los excesos”, concluye De Frutos.