Siete de cada diez enfermos crónicos sufrieron la cancelación de sus consultas durante la pandemia

La crisis privó de rehabilitación al 40% de los pacientes que la necesitaban

04/06/20 Madrid. Buitrago del Lozoya.
Elena Garcia Iglesias, medico de familia y directora del centro de salud de Buitrago del Lozoya. CAM. Pedro Izquierdo Calle, enfermero del mismo centro.
Ambos hacen una ruta diaria para asistir a los pueblos Del Valle del Lozoya y realizar consultas sanitarias en centros de salud o en casas particulares.
En La Puebla de la Sierra visitan a Teresa, teniente de alcalde y Filomena, juez de paz.
@ Cipriano Pastrano.
La mayoría de las consultas médicas fueron anuladas durante la pandemiaCipriano Pastrano DelgadoLa Raz—n

El 69% de los pacientes crónicos sufrió cancelaciones de las consultas que tenían programadas antes del estallido de la pandemia de coronarirus. El 31% restante no sufrió la cancelación, pero un 66,5% de este porcentaje las ha visto aplazadas. Así lo reflejan los datos del estudio del impacto de la Covid-19 en las personas con enfermedad crónica, elaborado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP). “Queríamos conocer cuál había sido el impacto que se había producido en las personas con una enfermedad previa debido al estado de alarma”, señala en un comunicado Carina Escobar, la presidenta de la POP, que alude a las consecuencias de la paralización de la asistencia sanitaria convencional por culpa de la pandemia, la falta de adherencia por la falta de información, la ausencia de terapias de rehabilitación y el propio miedo a salir a la calle.

“Todo esto ha debilitado a la sociedad en general, pero a las personas frágiles aún más”, afirma. El estudio revela además que el 41,4% de las personas encuestadas sufrió la suspensión o aplazamiento de su rehabilitación, con las consiguientes consecuencias en su estado de salud. Según la presidenta de la POP, el 80% de las personas que participaron en el estudio se encontró con dificultades para poder conseguir la medicación durante el estado de alarma, por diferentes motivos.

Sólo uno de cada tres participantes pudo comunicarse con el profesional sanitario de manera telemática y el miedo al contagio en los hospitales y centros de salud llevó al 22% de los pacientes a intentar aguantar todo lo que pudo para no acudir a los centros sanitarios. En su comunicado, la POP reseña que tres de cada cuatro mujeres reseñan que su salud ha empeorado debido a la situación vivida, frente a uno de cada cinco hombres.