El uso de efectivo no dispara el riesgo de Covid-19

Un estudio español sostiene que hay mayor contaminación bacteriana en el plástico de las tarjetas de crédito que en las fibras de algodón de billetes o aleaciones de cobre de las monedas

El uso de efectivo como medio de pago no esta ligado a un mayor contagio por coronavirus. Ésta es la conclusión a la que han llegado en una investigación dos catedráticos en Medicina Preventiva y Salud Pública muy conocidos en el sector sanitario español: el ex secretario general de Sanidad, José Javier Castrodeza Sanz y Ángel Gil.

El estudio desmiente la idea de que el dinero metálico facilite la expansion de la Covid-19 frente a otros medios como las tarjetas de crédito. De hecho, según expone la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad, se demuestra una mayor contaminación bacteriana sobre el plástico de las tarjetas de crédito que sobre las fibras de algodón de billetes o las aleaciones de cobre de las monedas, que se han mostrado como una barrera resistente a la viabilidad del SARS-CoV-2. Esta conclusión, aseguran, cuestiona las disposiciones normativas y las recomendaciones emitidas durante estos últimos meses por diferentes instituciones y organismos públicos de cara a evitar el uso del dinero en efectivo en el momento de realizar el pago.

El estudio, en el que han participado investigadores de diferentes instituciones españolas, hace hincapié en que a pesar del seguimiento por parte de las instituciones sanitarias, a día de hoy no hay casos reportados de transmisión de Covid-19 a través de billetes o monedas. “En este sentido, la investigación demuestra que la transferencia de un virus del tipo del SARS-CoV-2 es mayor desde superficies no porosas (como el plástico o el vidrio) frente a superficies con un alto nivel de porosidad, como es el caso de los billetes. La investigación va en consonancia con los estudios desarrollados también en las últimas semanas tanto desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) como desde el Banco Central Europeo. La autoridad sanitaria ha concluido que no hay evidencia científica del contagio de Covid-19 a través de contacto directo con objetos, mientras que la institución bancaria constata que los billetes no representan un riesgo de infección particularmente significativo en comparación con otras superficies con las que la población está en contacto cada día.