La UME, un ejemplo de lucha contra el Covid-19

«Hemos trabajado codo con codo con compañeros civiles», afirma el teniente coronel Benavente

Ángel García Benavente, teniente coronel de la UME
Ángel García Benavente, teniente coronel de la UMELuis DiazLa Razón

La Unidad Militar de Emergencias (UME) fue la primera unidad de las Fuerzas Armadas activada para combatir el Covid-19. Durante todo el tiempo que ha estado en activo el estado de alarma, la UME ha puesto a todos sus efectivos a colaborar en lo que se le solicitase, con más 1.400 personas diarias durante los picos de mayor trabajo. Su alta disponibilidad y especialización para actuar en emergencias biológicas favoreció su rápido despliegue; de hecho, la UME cuenta con un grupo especializado para actuar con seguridad en ambientes con gran carga vírica y realizar la desinfección tanto de personas como de material. Esto le permitió asumir misiones como la desinfección de instalaciones críticas o vulnerables como aeropuertos, estaciones de tren, puertos, establecimientos penitenciarios, hospitales, centros de atención a personas con discapacidad. Entre las tareas más duras en las que han intervenido ha sido sin duda la desinfección de residencias de mayores, donde además han impulsado un plan integral de actuación de asesoramiento a sus trabajadores. También se han encargado, junto a otras unidades, del traslado de fallecidos a las morgues provisionales que se habilitaron, así como del traslado de pacientes entre hospitales y del hospital de campaña de Ifema. En total, «más de 8.200 intervenciones», precisaron a este suplemento.

Por su sacrificio y su inmensa labor en apoyo a la población en la lucha contra el coronavirus LA RAZÓN rindió un cariñoso homenaje a cada uno de los militares que componen esta unidad. En esta ocasión, Antonio García Ferrer, vicepresidente ejecutivo de ACS, hizo entrega de este agradecimiento al teniente coronel Ángel García Benavente. «Quiero agradecer a nuestros compañeros civiles sus esfuerzos tan denodados durante meses que ha supuesto muchísimos sacrificios por su parte», manifestó el teniente coronel nada más recoger la placa honorífica. «Decirles que hemos trabajado codo con codo con ellos en lo que hemos podido y si dios quiere lo haremos en el futuro también», añadió.