Martín Delgado: «Esta vez nuestros enfermos nos lo han puesto difícil»

Pese a asegurar estar preparados, los intensivistas piden precaución a la ciudadanía ante una segunda ola de contagios

Mª Cruz Martín Delgado habla en presencia de Díaz Ayuso, Hernández Tejedor y Marhuenda
Mª Cruz Martín Delgado habla en presencia de Díaz Ayuso, Hernández Tejedor y MarhuendaCristina BejaranoEspecial Homenaje a los héroes de la pandemia

Dada la gravedad de la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 muchas de las personas por él afectadas han tenido que ser atendidas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs). Tal ha sido el volumen de trabajo de éstas que se han visto saturadas ante una demanda nunca vista hasta ahora.

Es por ello que durante esta pandemia todos hemos oído hablar de ellas y de la importancia del personal tan especializado que trabaja en las mismas. Su labor no sólo ha resultado vital, sino también intachable. Por este motivo, no podía faltar nuestro agradecimiento a todos esos profesionales representados en la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc).

En representación de todos ellos, recogieron la placa conmemorativa María Cruz Martín Delgado, ex presidenta de esta sociedad científica, y Alberto Hernández Tejedor, tesorero.

«En nombre de los médicos a los que representamos queremos agradecérselo a nuestros pacientes, que esta vez nos lo han puesto difícil, pero que son nuestra razón de ser. También a nuestras familias a las que se lo hemos puesto complicado, pero que nos han cuidado», dijo Martín Delgado ante el público presente.

También aprovechó la ocasión para pedir responsabilidad a la ciudadanía pues, aunque aseguró que «estamos preparados», también dijo que «esperamos no tener que repetir esta situación, y por eso pedimos también a toda la población que mantenga las medidas de prevención establecidas» para evitar una segunda ola de contagios.

UCIs colapsadas

El número de pacientes graves ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos y otros dispositivos de atención a críticos ha sido uno de los mejores baremos para medir el impacto real de la pandemia, llegando, en los momentos más crudos de la crisis sanitaria, a una situación extrema al multiplicarse el número de pacientes que recibían asistencia en ellas y con ocupaciones del 100% de las camas disponibles con personal especializado y respirador en los hospitales de las comunidades más afectadas, como Madrid o Barcelona.