Aguilar: «Hemos prestado un servicio esencial a toda la sociedad»

El presidente de los farmacéuticos lamentó que el trabajo de estos haya sido poco reconocido por las autoridades

No sólo médicos y enfermeras han hecho un gran esfuerzo en esta crisis sanitaria. Otro colectivo, tan esencial como es el de los farmacéuticos, ha realizado un fuerte sacrificio y demostrado una gran implicación en el confinamiento. De hecho, estos profesionales se han convertido durante esta pandemia en un servicio clave para el ciudadano y un alivio para el propio sistema de salud.

Por este motivo no podía faltar en este homenaje el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos: «Lo recibo en nombre de los más de 74.000 farmacéuticos a los que represento en los numerosos y diversos ámbitos en los que ejercemos y que han hecho un gran trabajo en los peores momentos de la pandemia y lo siguen haciendo –aseguró Jesús Aguilar Santamaría, presidente de la institución y encargado de recoger la placa–. Hemos sido un ejemplo de entrega, dedicación a la sociedad y vocación de servicio público permaneciendo al frente de nuestra labor asistencial sanitaria y prestando un servicio esencial para toda la sociedad. Un trabajo que en algunos casos ha sido poco reconocido por las autoridades sanitarias. Hemos dado lo mejor de nosotros mismos, demostrado todo nuestro valor social actuando desde la excelencia para superar esta pandemia».

Para finalizar, Santamaría quiso dedicar el reconocimiento a los 21 profesionales de la farmacia fallecidos en esta crisis «para que nadie se olvide de ellos y que se reconozca siempre la labor de los farmacéuticos».

«Siempre de guardia»

Desde hace unos días se puede ver la campaña «Siempre de guardia», impulsada por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, para poner en valor a esta profesión. Una acción con la que la Organización Farmacéutica Colegial quiere agradecer el extraordinario trabajo por los 74.000 farmacéuticos en todos los ámbitos de ejercicio profesional en esta pandemia, tanto en los hospitales, como en la industria, en la distribución, en los laboratorios clínicos, en la investigación, en la salud pública y, por supuesto, en las farmacias comunitarias.