Los pacientes con cáncer denunciarán al Gobierno en Europa si insiste en asfixiar a las asociaciones

GEPAC carga contra el dictamen de la reconstrucción sanitaria por vetar la financiación de la industria a los grupos de enfermos

El dictamen para la reconstrucción sanitaria pactado en el Congreso de los Diputados sigue encendiendo los ánimos de las asociaciones de pacientes. Como ya ha informado este periódico, el texto aboga por prohibir la financiación de estas últimas por parte de la industria farmacéutica, lo que podría abocar a muchas de ellas, según denuncian, a su desaparición.

El Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac), especialmente crítico con la medida, ha redactado una carta abierta en contra de estos “recortes antisociales”, lamentando que no se les haya dado voz en la crisis del coronavirus ni en las grandes decisiones que afectan al funcionamiento del Sistema Nacional de Salud (SNS). En lugar de ello, asegura, “se las ignora y se les prohíbe recibir ayudas económicas para la información y la formación para millones de enfermos y sus familias por el mero hecho de que aquellas procedan de iniciativas solidarias del sector privado”. “Bloquear la participación de los pacientes en el Comité Consultivo del Consejo Interterritorial y echar el cierre a las actividades de las asociaciones de pacientes, tal y como plantea el dictamen del Congreso de los Diputados, es un auténtico golpe contra la participación democrática de la sociedad civil y un recorte antisocial, basado en los prejuicios de una burocracia partidista e ideologizada”, asegura Gepac.

En la carta, firmada por su presidenta, Begoña Barragán García, el grupo asegura que “si el Gobierno, haciéndose eco de este despropósito, nos siguiera ignorando, estaría justificando medidas de rechazo, protesta y respuesta tanto en España como a nivel europeo”. Barragán amenaza incluso con dar “cumplida información a los países que han dado luz verde a los fondos europeos para la recuperación, pero a condición de que se respeten los derechos sociales y la democracia. Estamos seguros de que no mirarían para otro lado cuando conozcan por nosotros la medida que se quiere aprobar en contra de los derechos de los pacientes y sus familias”. “Tampoco serán insensibles a este grave problema las asociaciones europeas de pacientes, que señalarán con el dedo a los que se enfrentan a entidades que tenemos como finalidad ayudar a enfermos y familiares con información y formación útil para recuperar su salud y con otras actividades de colaboración con las Administraciones sanitarias”.