Los oncólogos, a Illa: “Detraer recursos para la investigacion va en detrimento de los pacientes de cáncer”

La sociedad que les agrupa lamenta en una dura carta que el Gobierno quiera prohibir la financiación de la formación continuada de los médicos y recuerda su independencia e integridad

Oncología Médica de La Fe mantiene la actividad asistencial en cifras cercanas al 100% durante la pandemia
Oncología Médica de La Fe, en Valencia. GVA

El contenido del dictamen para la reconstrucción sanitaria acordado en el Congreso de los Diputados sigue levantando cola. Hasta la fecha, las sociedades científicas y los enfermos han mostrado su rechazo a texto, entre otras razones, por el veto que incluye a la industria para financiar la formación continuada de los profesionales y la actividad de las asociaciones de pacientes.

El pasado día 20, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), una de las más importantes de España, envió una dura carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y a dos de sus lugartenientes: los controvertidos Faustino Blanco, secretario general y número dos del ministro, y Rodrigo Gutiérrez, el director general de Ordenación Profesional cuya destitución pidieron por twitter centenares de médicos que habían aprobado el MIR y estaban pendientes de poder elegir plaza en la que realizar la especialidad.

En la misiva, firmada por el presidente Álvaro Rodríguez-Lescure en representación de su sociedad y de 18 grupos cooperativos nacionales de investigación en Oncología, la SEOM muestra su “profunda inquietud y rechazo al contenido del borrador en relación “a las medidas de financiación de la investigación independiente, imprescindible para lograr progresos en Oncología y mejorar la atención de los pacientes con cáncer y la salud de la sociedad en general, y de la formación continuada de sus profesionales, fundamental en una especialidad tan dinámica y cambiante como la Oncología Médica”. SEOM recuerda al Ministerio que la investigación no comercial en España apenas supera el 25% de la investigación clínica en los últimos diez años, mientras que la inversión en formación médica continuada que realiza “el Sistema Nacional de Salud “no cubre ni las mínimas necesidades formativas ni la de todos los profesionales, tal y como ha advertido en un comunicado público la Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (Facme) como órgano representativo de todas las sociedades científico médicas en nuestro país”.

“Esta limitación es compensada con la inversión procedente de otras fuentes, entre las que la industria farmacéutica y la de la tecnología sanitaria ocupan un papel relevante. Un sector que de forma voluntaria se ha dotado de un Código de Buenas Prácticas que pone el listón en el máximo nivel de lo que debe entenderse como aceptable en las relaciones con los profesionales sanitarios”, remarca la carta. SEOM recuerda que “tales relaciones se regulan por principios de transparencia, pluralidad de patrocinio y fomento del uso racional del medicamento. Esos valores de transparencia, independencia y rigor científico se encuentran en el ADN de sociedades científico-médicas como SEOM, y rigen las actividades formativas y de investigación que organizamos”. En este punto, añade que “para cumplir su misión, SEOM desarrolla siempre su actividad según criterios éticos de profesionalidad, compromiso, responsabilidad, independencia y transparencia”. En un tono que no deja lugar a dudas, los oncólogos le recalcan a Sanidad que les caracterizan valores como la independencia, el rigor científico “y también la integridad, siendo la honestidad, transparencia y el fomento de la confianza recíproca los valores que rigen las relaciones con los profesionales sanitarios, la administración sanitaria, la industria farmacéutica, las sociedades científicas y, por supuesto, los pacientes y sus familias”.

SEOM informa a Sanidad de que su contribución y la de los grupos cooperativos españoles a la investigación independiente es fundamental en nuestro país, y ha sido pieza clave para alcanzar el excelente nivel que tiene en la actualidad la oncología médica en España. Más de 55.000 pacientes se han incluido en ensayos clínicos, y más de 125.000 en otros proyectos de investigación básica y traslacional, estudios epidemiológicos, farmacoeconómicos, observacionales y registros de tumores y pacientes. “Detraer recursos para investigación independiente y para formación médica continuada no sólo atenta contra el desarrollo de los profesionales sanitarios, sino que va en detrimento del avance de una especialidad como la oncología médica y los pacientes con cáncer”.