Las sociedades médicas exigen a Sanidad que deje de marginarlas

Facme reacciona con “estupor” al dictamen que prohíbe la financiación de la industria y demanda ostentar la interlocución ante las reformas propuestas por el Congreso

Médicos en Zaragoza.Fabián Simón Europa Press

Las sociedades científicas han dicho basta. En un explícito comunicado, la Federación de Aociacioens Científico Médicas Españolas (Facme), en nombre de 46 de ellas, ha exigido al Ministerio de Sanidad y a las comunidades autónomas su reconocimiento como interlocutoras imprescindibles en todos los aspectos relacionados con la práctica médica, y que se regule y legisle su actividad como garantes de la transmisión del conocimiento, de la excelencia asistencial, de la investigación clínica y del futuro de la Sanidad española.

“Sólo así se podrán mejorar los estándares que ofrece la medicina en España y podrá seguir ofreciéndose una atención médica de vanguardia al ciudadano”. En su comunicado, Facme expresa su “estupor” por el contenido del dictamen de reconstrucción sanitaria que ha aprobado el Congreso de los Diputados, especialmente el apartado que prohíbe la financiación de la formación continuada de los médicos por parte de la industria farmacéutica, lo que tendría un acto impacto en los cursos y congresos que realizan.

Facme apoya los cambios en la gobernanza de las organizaciones y centros sanitarios profesionalización la gestión en base a los méritos y capacidad, pero asegura que no sería creíble su realización sin la participación de las sociedades científico-médicas y de los profesionales que las componen.

También respalda las mejoras laborales, pero sin que se relegue a las sociedades científicas en la definición y desarrollo de los planes de pregrado y formación especializada y la evaluación del desarrollo profesional. La federación es, asimismo, defensora de la mejora de la atención primaria, pero de forma consensuada con las sociedades científicas ante “el riesgo grave y evidente de colapso del modelo asistencial por la nefasta previsión en la reposición profesional”.

Asimismo demanda que se cuente con la experiencia de las sociedades científicas en el desarrollo de la Ley General de Salud Pública para evitar los errores que ha puesto de manifiesto la pandemia actual. En el comunicado, Facme respalda la “adecuación de la financiación sanitaria en todos sus aspectos y, especialmente, en regular e incentivar la formación continuada de los profesionales para garantizar la calidad, seguridad y eficiencia del sistema sanitario. Pero resulta inadmisible -asegura- que se excluya a las sociedades científicas de la participación en la principal actividad que justifica su existencia, pretendiendo trasladarla a otras organizaciones, como colegios profesionales o universidades, cuyo papel es fundamental, pero se desarrolla en otros aspectos”.