“Se ha puesto en duda la ética de los pacientes y no lo vamos a permitir”

Las asociaciones que les representan vuelven a la carga contra el dictamen para la reconstrucción que les prohíbe financiarse de la industria. “Es un ataque directo a nuestra forma de trabajar”

El Hospital Vall d'Hebron abre una unidad para "ganar agilidad en la respuesta" a la pandemia
Profesionales atienden a un paciente en la nueva unidad de semicríticos del hospital. HOSPITAL VALL D'HEBRON

Los enfermos siguen indignados. El veto del dictamen a la reconstrucción sanitaria aprobado en el Congreso a la financiación de las actividades de sus asociaciones por parte de la industria farmacéutica y tecnológica está desatando una marejada de protestas.

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) asegura que el documento “ha resultado un auténtico varapalo”. “Aunque el dictamen no tiene validez legal arroja una sombra de duda respecto de nuestro trabajo en este momento de crisis sanitaria y social que tanto estamos sufriendo”. En un comunicado, su presidenta Carina Escobar resume así el encuentro que ha tenido lugar de todos los responsables de las asociaciones vinculadas a su entidad. La POP reúne a 27 organizaciones de pacientes de ámbito estatal, con más de 1.300 organizaciones asociadas.

En la reunión, celebrada esta mañana, han advertido de que “lucharán hasta el final” para que se reconozca su trabajo y el valor social que aportan cada día: “Nos hemos sentido señalados, ignorados, sin voz y se ha puesto en duda nuestra ética y transparencia. No lo vamos a permitir”, en referencia al artículo del dictamen que incluye la prohibición.  “Es un ataque directo a nuestra forma de trabajar, a nuestra propia supervivencia”, alega Carina Escolar.

“Desde las asociaciones de pacientes creemos que esta prohibición muestra un absoluto desconocimiento de nuestra realidad y creemos que pone en duda nuestro buen hacer”:  La POP ha demandado una reunión urgente de todas las entidades con el ministro Salvador Illa. “Contar con una sola fuente de financiación es también sesgar la libertad de actuación de nuestras entidades o, en el pero de los casos, sentenciarlas directamente a su desaparición. Por eso hemos solicitado que sea el ministro de Sanidad quien escuche nuestra posición de primera mano con el objetivo de crear espacios de participación efectiva de los pacientes reales”.