Médicos y enfermos acuden en defensa de la industria farmaceútica

Nueve sociedades científicas y la plataforma de organizaciones de pacientes lamentan que se estigmatice a laboratorios y empresas tecnológicas, y rechazan que se les impida financiar actividades formativas, como pretende el Congreso

Dióxido de cloro, una controvertida cura para la COVID-19 en Bolivia
Elaboración en una farmacia.Jorge ÁbregoEFE

Nueve sociedades científicas y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) han emitido un duro comunicado en el que cargan contra el artículo del dictamen de reconstrucción aprobado por el Congreso de los Diputados que veta la financiación de la formación médica y las actividades de las asociaciones de enfermos por parte de la industria.

En el texto, lamentan que se estigmatice la colaboración y el apoyo de los laboratorios en materia de investigación, formación de profesionales e impulso del asociacionismo de pacientes. “Esta colaboración se venía desarrollando hasta ahora bajo precisos códigos éticos y de buenas prácticas, y de forma transparente, responsable, honesta, independiente, plural y con rigor científico”.

Los firmantes aprovechan para poner en valor “el importante papel a nivel estratégico de la industria farmacéutica y de tecnología sanitaria como generadora de I+D+i, de conocimiento y de riqueza en España”, y demandan más financiación pública a la investigación biomédica y a la formación continuada hasta alcanzar las tasas promedio de la Unión Europea.

“Ello hará posible que podamos lograr nuevos avances en I+D+i clínica y el adecuado desarrollo profesional de los sanitarios, lo que redundará en beneficio del conjunto del Sistema Nacional de Salud y de sus pacientes”. “Es preciso también incrementar la financiación pública destinada al tejido asociativo de pacientes, para que sean protagonistas y voz activa dentro del SNS. Su visión, como agente del sistema, es clave para avanzar en una medicina cada vez más centrada en la persona y sus necesidades”.

Entre los firmantes figuran sociedades de mucho peso en el sector sanitario como la de Medicina Interna, la de Neumología y Cirugía Torácica, la de Geriatría, la de Cirugía Ortopédica y Traumatología, la de Neurología, la de Radiología Médíca y la de Cirujanos. También figuran dos de las tres sociedades de primaria, la SEMG y Semergen, y sólo falta Semfyc, ideológicamente más afín a los postulados del Gobierno. Anteriormente, otras sociedades como la de oncología y organizaciones de pacientes como el Grupo Español de Enfermos de Cáncer (Gepac) mostraron su desacuerdo con el documento impulsado por el Gobierno y aprobado por la Cámara Baja.