El 30% de las personas con hepatitis C está aún sin diagnosticar

Esta población tiene, en su mayoría, edades comprendidas entre los 40-45 y los 70-75 años

El cribado previo y la sensibilización, apuestas de expertos en el Curso de Verano UCM para eliminar la Hepatitis C
De izquierda a derecha, Victoria Ayala, José Luis Calleja y Alberto Tomé González GILEAD

En la actualidad, se prevé que España sea el segundo país de Europa, por detrás de Islandia, en conseguir el objetivo marcado por la OMS de eliminación de la hepatitis C, pero aún queda camino por recorrer. Desde la aprobación del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C en el Sistema Nacional de Salud (SNS) en 2015, se estima que más de 130.000 personas han sido tratadas en España.

«Hemos empezado a ver el impacto de esta estrategia en salud con un descenso muy importante en la necesidad de trasplantes y la mortalidad por hepatitis C. El esfuerzo debe continuar, ya que en nuestro país aún quedan unos 80.000 pacientes sin tratar, muchos de ellos no diagnosticados, pues es una enfermedad en muchos casos asintomática. Si no somos capaces de llegar a ellos, en unos años volveremos a tener una ola de pacientes con enfermedad hepática avanzada, cáncer de hígado o necesidad de trasplante porque no han sido tratados a tiempo», aseguró José Luis Calleja, del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid, durante el encuentro «Retos en Salud Pública para la enfermedad hepática», celebrado en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo de El Escorial y apoyado por Gilead.

Este curso, dividido en varias mesas redondas, tuvo como fin conocer de la mano de expertos nacionales e internacionales los avances en la política de cribado del SNS, las distintas acciones llevadas a cabo en Europa para conseguir la eliminación de la enfermedad, el impacto del Covid-19 en las estrategias de microeliminación de las comunidades autónomas, los retos sociales a los que nos enfrentamos en el abordaje de este virus y el nuevo horizonte que se presenta para la esteatosis hepática no alcohólica.

Análisis rutinario

A lo largo del mismo se puso en valor la necesidad de fomentar políticas de cribado para detectar el 30% de pacientes aún no diagnosticados. Según Javier García Samaniego, coordinador de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (Aehve), uno de los retos que quedan por abordar en nuestro país «es la búsqueda de pacientes que tienen hepatitis C y no lo saben. Para ello, sería necesario buscar fórmulas de cribado que vayan más allá de los pacientes de riesgo o vulnerables (usuarios de drogas, hombres que tienen sexo con hombres o población inmigrante)».

«Sabemos que la hepatitis C se concentra básicamente en personas entre los 40-45 años y los 70-75 años. Sería deseable que todas aquellas mayores de 40 años que nunca se han hecho un test de hepatitis C lo pudieran realizar al menos una vez en la vida en un análisis rutinario de salud. Además, aprovechando la pandemia actual y que muchas de las personas que acudan al hospital en las próximas fechas serán sometidas a la prueba del Covid-19, se podrían testar otra serie de virus como el de la hepatitis C», dijo García Samaniego durante su intervención.