Casi 50.000 personas son tratadas al año por abuso de drogas ilegales en España

Un 82% son varones de una media de 35 años y, para más de la mitad, se trata de su primer ingreso, según el último informe de Sanidad.

La cocaína sigue siendo la causante del mayor número de admisiones a tratamiento (primeras o reincidentes) por abuso o dependencia de drogas ilegales, con un 43,7%, seguida del cannabis (28,5%) y de los opioides (23,7%). De las cerca de 50.000 personas que ingresaron en centros públicos de ayuda a la drogopendencia, un 82,2% eran varones con una media 35 años, y, más de la mitad (53,6%), lo hacían por primera vez en la vida. Estos son algunos datos que se desprenden del informe 2020 ‘Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España’ del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, perteneciente al Ministerio de Sanidad.

El ascenso del cannabis

El trabajo resalta el peso del cannabis entre los menores de edad que acuden a tratamiento por abuso o dependencia de sustancias psicoactivas en España. Así, el 96,8% de todos los menores de 18 años que se han tratado por consumo de drogas ilegales en 2018 en España, lo han hecho por problemas asociados al consumo de cannabis. En cuanto a la heroína, el número de admitidos a tratamiento fue de 10.086 en 2018, confirmándose la tendencia descendente iniciada en 2010. “Esta tendencia se justifica tanto por la disminución del número de personas admitidas a tratamiento que ya habían sido tratadas anteriormente por esta sustancia (7.530 personas), como por los admitidos por primera vez (2.223 personas)”, explica el documento.

Perfil de los fallecidos

El informe también recoge que en 2018 se notificaron al Registro Especifico de Mortalidad un total de 732 defunciones por reacción aguda a sustancias psicoactivas, de los que más de un 80% eran hombres con una edad media de 45 años. De ellos, el 18,4% mostraron evidencias de suicidio. En relación al aumento de la edad media de los fallecidos, el texto explica que esta tendencia “podría estar en relación con el hecho de que en la mayoría de las defunciones están presentes los opioides (58,6%), y es conocido el envejecimiento de la cohorte de los consumidores de esta droga”. El perfil más frecuente de muerte por reacción aguda a sustancias psicoactivas es el de un varón con 44 años, soltero, que no fallece debido al agravamiento de patología previa en relación con el consumo de sustancias psicoactivas, que ha consumido recientemente alguna sustancia pero que no muestra signos de venopunción y, en cuyo análisis toxicológico, aparece más de una sustancia psicoactiva (preferentemente, opioides, hipnosedantes y cocaína). La presencia del alcohol y de cannabis aumentó en 2018, alcanzando sus valores más altos desde el inicio de la serie histórica (últimos 10 años): un 47,5% y un 24,8%, respectivamente.

Nuevamente, la cocaína vuelve a encabezar la lista cuando se trata de muertes por reacción aguda a drogas, ya que está presente en el 61,6% de ellas. “Se puede afirmar que los opioides continúan teniendo una presencia muy significativa entre los fallecidos, especialmente en combinación con otras sustancias. También se observa un aumento evidente del número de fallecidos en los que se detecta cocaína, sin necesidad de que desempeñe un papel de acompañante de los opioides”, argumenta el texto.