Identifican cinco biomarcadores en sangre que marcan mayor probabilidad de gravedad del COVID-19

Estos hallazgos ayudarán a los médicos a predecir mejor los resultados de los pacientes contagiados de coronavirus

Investigadores de la Universidad George Washington (Estados Unidos) han encontrado cinco biomarcadores en la sangre asociados con mayores probabilidades de deterioro clínico y muerte en los pacientes de COVID-19. Publicados en la revista ‘Future Medicine’, estos hallazgos ayudarán a los médicos a predecir mejor los resultados de los pacientes de COVID-19.

“Cuando comenzamos a tratar a los pacientes con COVID-19, vimos que mejoraban o empeoraban, pero no sabíamos por qué. Algunos estudios iniciales habían salido de China mostrando que ciertos biomarcadores estaban asociados con malos resultados. Había un deseo de ver si eso era cierto para nuestros pacientes”, explica el líder de la investigación, Juan Reyes.

El equipo de investigación evaluó a 299 pacientes diagnosticados con COVID-19 entre el 12 de marzo y el 9 de mayo de 2020. De estos pacientes, 200 tenían los cinco biomarcadores evaluados: IL-6, dímero D, CRP, LDH y ferritina. Los niveles elevados de estos biomarcadores se asociaron con la inflamación y el trastorno hemorrágico, mostrando un aumento independiente del riesgo de admisión en la UCI, apoyo ventilatorio invasivo y muerte. Las mayores probabilidades de muerte ocurrieron cuando el nivel de LDH fue mayor de 1200 unidades/l y el nivel de dímeros D fue mayor de 3 ug/ml.

“Esperamos que estos biomarcadores ayuden a los médicos a determinar la agresividad con la que deben tratar a los pacientes, si un paciente debe ser dado de alta y cómo controlar a los pacientes que se van a casa, entre otras decisiones clínicas”, comenta otro de los autors, Shant Ayanian.

Actualmente, los médicos determinan el riesgo de deterioro y muerte de COVID-19 en función de la edad y de ciertas condiciones médicas subyacentes, como tener un estado inmunológico comprometido, obesidad y enfermedades cardíacas. Realizar un simple análisis de sangre a los pacientes ingresados, y luego tomar decisiones basadas en los biomarcadores presentes, puede ayudar aún más a la toma de decisiones clínicas. Ep