El 66% de los españoles confía en los consejos de su farmacéutico

Este año, el mundo se ha tenido que enfrentar a las consecuencias de la expansión del coronavirus. La pandemia global ha cambiado por completo la relación que las personas tienen con el sistema sanitario, su propia salud y las medidas personales de prevención y cuidado de la misma. GSK Consumer Healthcare, en colaboración con Ipsos MORI, ha analizado el comportamiento sanitario de los europeos a través de una encuesta en la que han participado 4.000 personas de entre 16 y 75 años y que ha contado con ciudadanos de España, Italia, Gran Bretaña y Alemania.

Una de las principales conclusiones que se ha extraído es el papel fundamental del farmacéutico a la hora de tratar a los pacientes con problemas de salud menores, incrementada tras la crisis sanitaria. Seis de cada diez españoles acudirán antes a la farmacia que a su médico de atención primaria para consultas relacionadas con dolores articulares o resfriados. En concreto, un 45% tiene la intención de usar a su farmacéutico más en el futuro para dar consejos sobre cómo tratar problemas de salud. En general, casi la mitad de los encuestados españoles, italianos y británicos se plantea consultar a un farmacéutico de forma más frecuente ante pequeños problemas de salud, lo que contrasta con los alemanes, ya que sólo un 27% de los encuestados haría lo mismo.

Aprovisionar el botiquín

Si hay algo en lo que coinciden la mayoría de los europeos es que tienen previsto tomar precauciones sanitarias para reducir el riesgo de caer enfermos. Y lo que es más importante, pretenden quedarse más tiempo en casa cuando estén enfermos para evitar infectar a otros. Así lo refleja el 80% de los españoles, el 82% de los italianos, el 78% de los británicos y el 68% de los alemanes, que evidencian que el autocuidado se ha posicionado como un beneficio que incide no sólo en uno mismo, sino en nuestros seres queridos y en la sociedad.

El 18% de los españoles afirma que tiene la intención de aprovisionar su botiquín con medicamentos sin receta. En este sentido, estamos a la cola de Europa, donde el 34% de los británicos, el 25% de los alemanes y el 24% de los italianos se muestran conformes con esta afirmación. En cuanto al uso de productos vitamínicos que pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, el 39% de los españoles reconoció estar planteándose consumirlos en su día a día. El resto de los europeos encuestados, el 47% de los italianos, el 35% de los alemanes y el 34% de los británicos aprobaron esa declaración.