Ceafa reivindica la baja laboral para los cuidadores de personas con demencia en caso de aislamiento preventivo por Covid-19

La Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer pide equiparar la situación de estas personas a la de los escolares

La vuelta al cole está generando un amplio debate social y político. Las últimas noticias sobre la cuestión de las bajas laborales hablan ya de ampliar la cobertura a los casos de padres cuyos hijos sean enviados a casa en aislamiento preventivo por haberse diagnosticado un caso en su aula, incluso en el supuesto de que estos niños obtengan resultado negativo en el test PCR.

Pero ¿qué pasa cuándo se ha detectado un caso en un centro de día y envían al resto de usuarios a casa para realizar un aislamiento preventivo? La situación se asemeja completamente a la anterior, sin embargo, y como denuncian desde la Confederación Española de Alzheimer “nadie parece haberse acordado de las personas mayores”. Por ello reivindican que se contemple lo mismo que en el caso de los hijos: “Que la persona cuidadora, si está trabajando, pueda optar al teletrabajo o tenga derecho a la baja laboral para poder atender en buenas condiciones a su familiar, dice Ceafa, que defiende que todos los cuidadores gocen de los mismos derechos, independientemente de si tienen que atender al de un niño o de una persona con demencia.

Y es que, como recuerdan desde la asociación, la familia -y en particular la persona familiar cuidadora- asumen una doble dimensión en el caso de los pacientes con alzhéimer y otras demencias. “Por un lado, son clave en la tarea de cuidados; por otro, ellos mismos se ven afectados por las consecuencias de la enfermedad de muchas maneras”. El 73% de los cuidadores tiene 50 años o más. El 76% de familiares cuidadores son mujeres. El 42% deben renunciar parcial o totalmente a su desarrollo laboral durante el período de cuidados, que tiene una duración media de nueve años.

Por todo ello, solicitan al Gobierno de España “que tenga en cuenta esta situación para que los cuidadores de personas con demencia tengan derecho a una baja laboral, y así puedan atender al cuidado de su familiar cuando este tenga que realizar un aislamiento preventivo en el hogar por haberse detectado un caso en el centro de día o Asociación a la que acude habitualmente”.