El número de enfermos Covid atendidos en hospitales casi se duplica en apenas 10 días

Los pacientes ingresados en Madrid pasan de 1.181 a 1.859 entre el 21 de agosto y el 1 de septiembre. Los infectados en estado crítico se elevan de 133 a 206

Aunque la segunda oleada de coronavirus ha llegado a España de manera más escalonada que la primera, su impacto ya se deja sentir en los principales hospitales del país. En concreto, en apenas diez días el número de pacientes ingresados en las plantas y en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS) de muchos de ellos casi se ha duplicado, aunque todos cuentan aún con capacidad suficiente para acoger nuevos ingresos, pues no se encuentran ni de lejos al límite de su capacidad, como sucedió entre finales de marzo y la primera quincena del pasado mes de abril.

Los datos de los principales centros sanitarios de la Comunidad de Madrid, a los que ha tenido acceso LA RAZÓN, son representativos de lo que sucede en el resto del país. En general, los hospitales más grandes ubicados en el centro de la ciudad y que atienden a una población más envejecida, y los emplazados en la periferia, son los que están recibiendo una mayor afluencia de pacientes con Covid-19 desde mediados de agosto.

En total, los centros sanitarios de Madrid tenían ingresados el día 21 de agosto a 1.048 enfermos de coronavirus no muy graves. Diez días después, el 1 de septiembre, el número se elevaba ya a 1.653. Se trata de pacientes en planta, en observación o en urgencias pero con una orden de ingreso cursada.

Por su parte, el número de pacientes muy graves ingresados en UCIS, unidades de reanimación, quirófanos habilitados para el Covid-19 y otros servicios análogos pasó de 133 el 21 de agosto a 206 el pasado 1 de septiembre, coincidiendo con el fin de las vacaciones estivales. En los peores momentos de la pandemia dichos servicios ultraespecializados llegaron a atender en la comunidad a alrededor de 1.500 enfermos en estado crítico.

En conjunto, los hospitales madrileños han pasado a atender a 678 enfermos más en diez días, al pasar de los 1.181 de agosto a los 1.859 de septiembre. Dichas cifras incluyen a los enfermos normales y a los muy graves.

Los datos en poder de este periódico revelan que el número de pacientes no graves ingresados en los hospitales crece en los últimos días a un ritmo mucho más alto que a comienzos del verano. El Ramón y Cajal ha pasado de tener 61 enfermos en planta, observación o en urgencias pendientes de ingreso, a contabilizar 103. Por su parte, los enfermos en UCI se han doblado al pasar de 4 a 8. El Hospital La Paz ha pasado de atender a 66 pacientes Covid-19 a hacerlo a 107, y en UCI la cifra se ha elevado de cinco a 13 en diez días. En el Gregorio Marañón el número de enfermos ha subido de 122 a 193 y los críticos han pasado de 11 a 17.

El Doce de Octubre asiste ahora a 200 enfermos portadores del virus, frente a los 148 del 21 de agosto, y sus UCIS, las más pobladas de los hospitales de toda la comunidad, atienden a 22, por los 13 de diez días antes. Finalmente, el Clínico ha pasado de contabilizar 61 enfermos a 105, y los críticos se han elevado de cinco a 12. Los hospitales de los barrios y pueblos de la periferia, que fueron también muy golpeados durante la primera oleada de coronavirus, aumentan de manera parecida la ocupación.

El Severo Ochoa de Leganés, que materialmente fue el primero que colapsó el pasado mes de abril, ha pasado de atender a 37 enfermos a asistir a 50. Su UCI ya contabiliza siete enfermos graves, frente a los cuatro de la segunda quincena de agosto.

De todos los hospitales periféricos, el que atiende en estos momentos a más enfermos críticos es el Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes, junto al Hospital de Getafe. Sus unidades de medicina intensiva y otros servicios análogos acogen a 11 enfermos muy graves cada uno. En los peores momentos de la crisis este último centro llegó a superar los 50 pacientes críticos. Detrás de ellos se sitúa el Hospital de Torrejón, con diez.

En lo que se refiere al número total de pacientes ingresados en planta, los dispositivos sanitarios periféricos más «saturados» vuelven a ser, como en marzo y abril, el Hospital Infanta Leonor y el Virgen de la Torre, de Vallecas. Contabilizan 122 portadores del virus ingresados. Los datos ponen de manifiesto también el importante crecimiento de enfermos no críticos en el Hospital militar Gómez Ulla, que ha pasado de 39 a 80 ingresados en apenas diez días.

El aumento de pacientes atendidos por Covid-19 no es algo exclusivo de los hospitales públicos. Los centros privados de la capital han pasado de atender a 102 enfermos el pasado 21 de agosto –95 en camas de agudos y siete en las UCIS– a atender a 171 infectados, 156 de ellos en camas de agudos y 15 en las unidades de críticos. El centro privado con más pacientes ingresados por Covid-19 a fecha de 1 de septiembre es la Clínica Moncloa, de Asisa, seguida de el Hospital que el Grupo Quirón tiene en Pozuelo de Alarcón, con 18 enfermos. Las UCIS siguen casi vacías.