Demuestran que dormir poco engorda

Un estudio publicado en JAMA confirma que el sueño inadecuado está relacionado con obesidad, enfermedad de las arterias coronarias, hipertensión, diabetes tipo 2 e incluso neumonía

Dormir no es simplemente una cuestión de descanso, sino que cumple una función reparadora vital para nuestro organismo. Y no vale dormir poco y mal, ya que eso puede aumentar el índice de masa corporal, según confirma un trabajo publicado hoy en la revista científica JAMA Internal Medicine elaborada por investigadores del Instituto de Investigación Traslacional Scripps en La Jolla, California.

En concreto, gracias al empleo de dispositivos de monitoreo de actividad y sensores de captación portátiles, la investigación impulsada por el Instituto de Investigación Traslacional Scripps ha logrado recabar el mayor número de datos hasta el momento relacionado con el sueño en adultos sanos. Y las conclusiones no dejan lugar a duda: “Nuestro trabajo sugiere la viabilidad de mediciones objetivas y continuas del sueño a gran escala. Los principales hallazgos de nuestro estudio incluyen que hay individuos en los que la duración y los patrones de su sueño resultan muy variables, pero se confirma que a menor duración del sueño y mayor variabilidad del mismo existe una asociación clara con un mayor índice de masa corporal”, asegura Stuti J. Jaiswal, autor principal del estudio.

A partir de esta investigación, Jaiswal advierte de que “si bien no podemos determinar la dirección de asociación a partir del resultado de nuestro estudio, estos hallazgos brindan más apoyo a la noción de que los patrones de sueño están asociados con el control del peso y salud en general. Y no sólo eso, ya que los resultados también respaldan el valor potencial de incluir tanto la duración del sueño como los patrones de calidad del mismo al estudiar los resultados de salud relacionados con el sueño”.

¿Por qué engorda domir poco?

Tal y como apuntan estudios previos, dormir poco aumenta el riesgo de engordar porque al descansar menos de 7 horas o estar despiertos durante la noche se activa un gen llamado “Period”, encargado de regular los horarios y que se relaciona con la obesidad y el riesgo cardiovascular.

Investigaciones previas han demostrado que el metabolismo del cuerpo humano se altera cuando no se duerme lo suficiente de manera habitual y también cuando se altera con frecuencia el ciclo del sueño. De esta manera, el organismo experimenta cambios que lo llevan a sufrir más hambre, pero lo más grave es que ese hambre se traduce en la preferencia de alimentos más calóricos y de peor calidad nutricional.

Además, el cambio de metabolismo hace que se tienda a quemar calorías con menos eficiencia y a acumular más grasa, lo que se traduce en un aumento del sobrepeso y de la obesidad. Todo esto se complementa con una reducción de la secreción de insulina en el páncreas, lo que merma la capacidad de esta hormona de controlar el nivel de azúcar en el conjunto del organismo y, como consecuencia, aumenta el riesgo de desarrollar diabetes.