Los pediatras apelan a la vacunación para evitar que los niños se infecten a la vez de gripe y Covid-19

Avisan de que se desconoce el efecto que puede provocar en los menores la combinación de los dos virus

La Asociación Española de Pediatría (AEP), a través de su Comité Asesor de Vacunas, ha actualizado sus recomendaciones de vacunación antigripal basándose para ello en la efectividad, eficiencia y seguridad demostradas por la evidencia científica, en la experiencia adquirida en las temporadas anteriores. A juicio de esta sociedad científica, la vacunación es la medida preventiva más efectiva para contraer la gripe, algo avalado por numerosos estudios. Según la presidenta de la AEP, María José Mellado, “en un otoño además que se prevé marcado por la Covid-19, consideramos que las recomendaciones que hemos elaborado cobran este año mayor relevancia que nunca: el objetivo es evitar la coinfección por ambos virus”. La Asociación Española de Pediatría recuerda que en relación al SARS-CoV-2 ya se advirtió en junio que la pandemia no ha tenido una incidencia importante en los niños hasta la fecha, “pero se desconocen qué efectos puede tener la nueva afección si coincide en el tiempo con la gripe, lo que podría generar un incremento de cuadros respiratorios y febriles en los niños y adolescentes, haciendo difícil el manejo de estos pacientes y con la consiguiente sobrecarga que podría suponer para el sistema sanitario”: En un comunicado, la AEP recuerda también que el Ministerio de Sanidad ha anunciado que la campaña de vacunación comenzará este año en la primera quincena de octubre, pero podría adelantarse para personas mayores institucionalizadas y profesionales sanitarios y sociosanitarios. Como novedad, los pediatras recomiendan este año “la vacunación de los niños con secuelas respiratorias o neurológicas por Covid-19, circunstancia que no estaba presente antes y que se extiende también para secuelas por otras infecciones o enfermedades”. Se trata de una recomendación que se suma a la relacionada con la vacuna en los grupos de riesgo, es decir niños a partir de los seis meses de edad y adolescentes con enfermedades que supongan un riesgo aumentado de padecer complicaciones de la gripe, y extiende la indicación a quienes convivan con menores de seis meses, y aquellos mayores de seis meses que convivan con pacientes de riesgo, a las embarazadas y a todos los profesionales sanitarios.